Escritor

¿De parte de quién se escribe un documento?

Por Alejandra Zorrilla y Mariana Viramontes

La decisión del tipo de narrador que conviene utilizar al escribir un texto técnico o estratégico, depende principalmente de tres factores: para qué lo estamos escribiendo, de parte de quién estamos escribiendo y para quién lo estamos escribiendo.

Esta vez platicaremos sobre el narrador, que es la persona que el lector reconocerá en el otro lado de las palabras, la voz que cuenta la historia o describe los acontecimientos, situaciones o conceptos.

A diferencia de cuando nos comunicarnos en presencia física y nuestro interlocutor puede reconocernos y comprender nuestros mensajes a través de nuestro tono y movimientos corporales, en el lenguaje escrito el lector sólo puede reconocer con quién se enfrenta a través de las palabras que elegimos y la forma en que las acomodamos.

El estilo del narrador que elegimos para comunicarnos en un documento abre un contacto entre el autor y el lector desde el primer momento y establece un acuerdo tácito que no es fácil renegociar. Si de pronto el estilo del narrador cambia, la consistencia del escrito se disipa y se desequilibra la relación con los lectores quienes pueden sentirse desconcertados e inseguros.

  • Si somos un autor independiente podemos elegir, pero no cambiar a medio camino.  
  • Si somos varios autores autónomos tenemos que  ponernos de acuerdo para que los lectores puedan reconocernos como un solo referente, como un solo narrador.
  • Si advertimos al lector que cada capítulo es de un autor diferente, cada quién puede mantener una voz propia y reconocible, pero cada narrador-capítulo debe mantener un estilo consistente.
  • Si nos contrató un tercero para hablar por él, es importante analizar su personalidad y asociarnos con ella. En este caso no importa cómo nos llamemos o quienes seamos como individuos, puesto que somos portavoces de una institución, una organización o un cliente. Lo más eficiente es ponernos de acuerdo con el dueño del documento desde el principio.

Cada tipo de narrador tiene atributos y características específicas, así como limitaciones que definen el estilo de relación del texto con el lector (Valles Calatrava, 2008).  En un primer nivel de análisis, el narrador se puede tipificar de acuerdo con el punto de vista que mantiene sobre la situación como narrador en primera persona o en tercera persona.

Narrador en primera persona  

El narrador en primera persona (yo), aporta su visión y sus opiniones como si fuera un personaje, es decir, toma un papel dentro del texto: …por lo que opino que conviene seguir adelante …pienso que una situación de esta naturaleza tiene oportunidades.

  • Variación en primera persona del plural (nosotros): Opinamos que conviene… pensamos que una situación…
    • Este narrador puede darse el lujo de dirigirse a segundas personas para darles un consejo o recomendación. Lee más y escribirás mejor. Si escuchan con atención descubrirán un zumbido.
    • Hipotéticamente puede hablar desde la segunda persona Llegaste temprano y escuchaste un zumbido, pero este tipo de lenguaje es reconocido por el lector como una primera persona que lo observa y habla sobre él. 

Narrador en tercera persona

El narrador en tercera persona, habla sobre las cosas pero se mantiene fuera de la historia. Es conveniente seguir adelante. Una situación de esta naturaleza tiene oportunidades. Los actores locales se han puesto de acuerdo.

  • No tiene variaciones personales, ni habla directamente con los lectores, pero puede asumir distintos grados de conocimiento u omnisciencia.
    • El omnisciente total lo sabe todo, puede informar lo que sucede, referirse a pensamientos de otros, interpretar los hechos, hacer reflexiones y juicios generales dándolos por verdaderos.
    • El omnisciente parcial o limitado no da por hecho lo que otros piensan o sienten, salvo como un observador.
    • El narrador objetivo no es omnisciente, se limita a relatar lo evidente y a informar.
    • Para este tipo de narrador “punto de vista” no debe entenderse como opinión, sino como el lugar desde donde el narrador mira y relata.

Una vez elegida la persona gramatical con la que se identifica el narrador, es deseable adoptar una personalidad arquetípica que facilite al lector establecer una relación personal con quién le habla aunque no pueda verlo o escucharlo directamente.

Narrador arquetípico

Adoptar una personalidad arquetípica que funcione como un modelo de referencia facilita mantener un solo estilo de narración para darle a nuestros textos consistencia, y al lector certidumbre. 

En Identidad y Desarrollo hemos identificado cinco tipos de narradores arquetípicos: institucional,  observador, maestro, colega y amigo.

Narrador institucional

Es un narrador impersonal que no se dirige a alguien en particular ni se relaciona directamente con el lector. Describe los hechos pero no participa de la acción, la presenta desde fuera con una voz externa. No emite juicios u opiniones propias, pero puede utilizar voces expertas o institucionales para convencer o sostener una opinión. Se presenta ecuánime y objetivo. Conoce la historia, el reto y el contexto del tema que se trata.

Este tipo de narrador es el más común para presentar políticas, planes, proyectos o programas. También podemos utilizarlo para dar a conocer los componentes de un sistema o difundir los resultados de un a investigación.

Por ejemplo: El Sistema de Manejo de Visitantes de Identidad y Desarrollo utiliza seis técnicas para la planeación participativa: talleres, entrevistas, simulacros, investigación participativa…

Narrador observador

Este narrador se limita a contar lo que percibe desde su perspectiva sin dirigirse a alguien en particular. Describe lo que observa sin emitir juicios en el entorno aunque mantiene una posición emocional neutral.

Por ejemplo: Hemos observado que al dirigirnos a un público especializado, las reglas cambian…

Narrador maestro

Arquetípicamente, el maestro muestra autoridad y trata al lector como discípulo. Es el que sabe, enseña y guía a los lectores hacia conclusiones específicas. Emite juicios personales y utiliza referencias de otros autores para reforzarlos.

El maestro habla desde la primera persona. Puede ser unipersonal y hablar desde el singular (yo), o puede manifestarse como un colegiado (nosotros).

Este arquetipo es pertinente para difundir los resultados de una investigación, divulgar una postura o transmitir conocimientos sobre un tema.

Por ejemplo: Abrir la mente es fundamental para plantear estrategias innovadoras que generen resultados diferentes… Hemos conseguido resultados extraordinarios utilizando un caballo para entrar a Troya…

Narrador colega

El narrador colega se asume en un punto jerárquico equivalente al del lector, pero muestra autoridad respecto a los temas que se tratan en el documento. Se muestra empático con el lector pero no llega a ser íntimo. En general habla desde la primera persona del plural (nosotros), aunque puede tutear al lector para darle una recomendación o sugerirle una idea.

El narrador colega invita al pensamiento critico e incita al lector a crear opiniones propias. Es adecuado para divulgar una postura, transmitir conocimientos sobre un tema o compartir una técnica o una metodología.

Por ejemplo: Te recomiendo utilizar un tipo de narrador que sea práctico y ameno…

Narrador amigo

El narrador amigo se expresa con familiaridad e intimidad. Es afable e incluso puede ser humorístico u ocurrente. Mantiene un tono cercano y personal. Habla desde la primera persona del singular y tutea al lector con regularidad aunque puede hablar en primera persona del plural (nosotros). Se muestra íntimo y comprensivo sin ser condescendiente.

Este narrador puede resultar útil para temas creativos y públicos más jóvenes. Utiliza refranes y frases divertidas para hacer un punto. Puede utilizarse para transmitir conocimientos sobre un tema, compartir una técnica o una metodología, motivar a un grupo de personas para transformar una forma de actuar o trabajar.

Por ejemplo: Las cosas no siempre salen como las planeamos, pero si la vida te da limones, haz limonada.

Relación de los narradores
NarradorPersona de la vozTratamiento al
lector
Objetivos relacionados
InstitucionalImpersonalImpersonalPresentar un plan, un proyecto, un programa
o una política.
Dar a conocer los componentes de un sistema.
Difundir los resultados de una investigación.
ObservadorPrimera persona
Yo o nosotros
Impersonal
MaestroPrimera persona
Yo o nosotros
Segunda persona
Tu o ustedes
Difundir los resultados de una investigación.
Divulgar una postura.
Transmitir conocimientos sobre un tema.
ColegaPrimera persona del plural
Nosotros
Primera persona del plural
Nosotros
Divulgar una postura.
Transmitir conocimientos sobre un tema.
Compartir una técnica o una metodología.
AmigoPrimera persona del plural
Nosotros
Primera persona del plural
Nosotros
Transmitir conocimientos sobre un tema.
Compartir una técnica o una metodología.
Motivar a un grupo de personas para
transformar una forma de actuar o trabajar.
¡Si te gusta comparte!

Facebook Comments

Publicado en Comunicación, Uncategorized.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *