Mapas mentales: Mapea tu mente

Ejercicio. Mapea tu mente ¿Cómo hacer mapas mentales?

Este ejercicio te ayudará a aprender cómo hacer mapas mentales para estructurar las ideas y conceptos relacionados con tus proyectos.



¿Por qué aprender cómo hacer mapas mentales?

Mapear es un poderoso proceso de pensamiento.

En su libro sobre mapas mentales para aprender a usar la herramienta de pensamiento más poderosa del universo, Tony Buzan nos ayuda a comprender cómo los mapas mentales activan todo el cerebro estimulando tanto su parte verbal y analítica como la sensorial.

¿Qué son los mapas mentales?

Un mapa mental es un diagrama que refleja la estructura de una neurona con ramas que se expanden desde su centro y evolucionan a través de patrones de relación.

Toma una idea, y la va desmenuzando de manera creativa nos permiten descubrir asociaciones y conexiones de manera orgánica.

Los mapas mentales pueden crecer y conectarse con otros mapas mentales, tal como las neuronas y nos ayudan a ordenar y relacionar ideas; a pensar en red y utilizar nuestras múltiples inteligencias.

¿Para qué sirven los mapas mentales?

Los mapas mentales sirven para ordenar nuestras ideas, desglosando los elementos que las conforman para encontrar vínculos entre ellos de manera que podamos encontrar soluciones y establecer estrategias que activen el sistema que queremos mejorar.

¿Cómo hacer mapas mentales creativos?

Para hacer un mapa mental se utilizan hojas grandes, lápices o plumones de colores, un cerebro dispuesto, una mente abierta, imaginación preparada.

Si se trabaja en grupo es importante aplazar el juicio sin valorar los comentarios de los participantes y dejar que la mente de cada uno reflexione libremente y se exprese sin bloqueos.

Utiliza muchos colores y texturas. 

Los 5 pasos para hacer mapas mentales

  1. Selecciona el tema y colócalo en el centro de la hoja
  2. Dibuja la primera rama
  3. Dibuja más ramas
  4. Profundiza de rama en rama
  5. Observa y comunica las ramas

Primer paso: el tema

  • Coloca la hoja frente a ti de manera horizontal.
  • Dibuja en el centro una imagen que represente el asunto central que quieres analizar.
  • Puedes acompañar la imagen central con una palabra.

Mapa mental

En este paso comenzará a activarse la imaginación y se detonarán pensamientos relacionados.

Segundo paso: primera rama

  • Selecciona un color y traza una rama gruesa como si fuera una neurona.
  • Deja que la rama irradie y se curvee de forma orgánica para hacerlo más atractivo e interesante para el cerebro.
  • Identifica la rama con un dibujo o una palabra.
  • El grosor de cada rama representará el peso de esa asociación en el mapa mental.

Mapa mental, ramas

Saca las ramas
necesarias de esa primera rama principal y permite que se propaguen en el
segundo y tercer nivel, escribiendo una palabra o dibujando un símbolo en cada
rama. Puedes dejar algunas ramas vacías que te inspirarán a encontrar otros
asuntos más adelante.

Tercer paso: más ramas

Deja que irradie
una nueva rama de la imagen central y que surjan de ella ramas de segundo y
tercer nivel.

Haz lo mismo con
la tercera rama, la cuarta, la quinta, tal vez la sexta.

Cuarto paso: de rama en rama

Ahora muévete con libertad de rama en rama llenando huecos, añadiendo ramas y dejando que se asocien y se comuniquen para reforzar su conexión.

Quinto paso: observa y comunica

Las ramas más gruesas representan los temas más importantes y las que tienen más ramas de menor nivel las más complejas.

Observa, comunica, juega, dibuja y permite que el lenguaje natural de tus neuronas les hable a tus neuronas.

Usa tu mapa mental para reconocer y tomar decisiones.

Related Articles