Qué es la economía naranja

¿Qué es la economía naranja? El valor de las ideas

En los últimos años, cada vez más personas hablan de este colorido concepto, pero realmente te has detenido a pensar ¿Qué es la economía Naranja?

Un pequeño avance. Se el tema está estrechamente vinculado con la propiedad intelectual y los derechos de autor.

En el artículo de hoy analizamos qué es la Economía Naranja, cómo ha sido la evolución del concepto, su importancia y sus componentes principales.

La Economía Naranja. Una oportunidad Infinita.

De acuerdo con Buitrago y Duque, en el informe del BID “Economía Naranja, una oportunidad infinita” publicado en 2013, la Economía Naranja representa una riqueza enorme basada en el talento, la propiedad intelectual, la conectividad y por supuesto, la herencia cultural de nuestra región. (Descarga el informe aquí)

Para no marearte con conceptos y evoluciones, primero vamos al grano con la definición del concepto de la economía naranja, para continuar con reflexiones sobre su evolución, su importancia y sus componentes principales. 

Si estás pensando crear un producto o servicio de la economía naranja, puede resultarte muy útil utilizar el proceso de pensamiento de diseño para desarrollarlo.

Entonces ¿Qué es la economía naranja?

Para América Latina y el Caribe, la noción de la economía creativa y la conceptualización de la economía naranja han generado nuevas perspectivas para el desarrollo de negocios culturales, que se insertan de manera competitiva en los mercados emergentes y aprovechan las nuevas tendencias de digitalización y crecimiento exponencial de contenidos.

Bennavente y Grazzi (2017) mencionan que “la economía naranja se está convirtiendo en tendencia en la región (América Latina), incluso más que la innovación. Sin embargo, aunque atractivo, el concepto se encuentra aún indefinido.”

La economía naranja (o creativa) como: “El grupo de actividades a través de las cuales las ideas se transforman en bienes y servicios culturales y creativos, cuyo valor está o podría estar protegido por derechos de propiedad intelectual (DPI).”

La relación entre cultura y economía

Hace tan solo dos décadas, la comprensión de la relación entre cultura y economía parecía lejana y desajustada. Todavía en nuestros días existen amplias discusiones sobre las interacciones entre estos dos grandes factores de la sociedad.

En las últimas décadas, diversos expertos y profesionales a nivel global, han analizado y demostrado el potencial de la cultura como motor para el desarrollo sostenible, probando que las actividades y recursos culturales y creativos constituyen un sector productivo valioso y considerable tanto en términos cualitativos como cuantitativos.

El día de hoy, las ideas se reconocen como la principal fuente de éxito y satisfacción personal y las políticas, programas y proyectos de desarrollo sostenible incorporan cada vez más la noción de la cultura como un elemento fundamental.

Evolución del concepto de Economía Naranja

Es divertido que constantemente surgen nuevas definiciones y conceptos para abordar la complejidad en las distintas áreas del conocimiento y la cultura y la economía no son una excepción. Sobre todo tratándose de forma combinada.

En el ámbito económico han surgido nuevas formas para aproximarse al estudio de distintas tendencias, propuestas, necesidades e innovaciones, como la economía circular, la economía verde, la economía azul, la economía creativa y por supuesto, la destacada economía naranja, motivo central de este artículo.

Como es natural, existen antecedentes conceptuales que vale la pena explorar y preguntarnos ¿De dónde viene la economía naranja?

La economía creativa

El antecedente más claro del concepto de economía naranja es el de la Economía Creativa, pupularizado por John Howkins en 2001 a través de su libro “La Economía Creativa: Cómo la gente gana dinero de las ideas”. (The Creative Economy: How People Make Money from Ideas)

En su libro Howkins destaca que la economía creativa es la que agrupa las industrias en las que el valor de sus bienes y servicios se fundamentan en la propiedad intelectual.

La UNESCO resalta que “La economía creativa es uno de los sectores que más rápido está creciendo en la economía mundial. Es una fuerza transformadora en términos de generación de ingresos, creación de empleos y aumento de los ingresos en exportaciones. Pero eso no es todo. La economía creativa genera también un valor no monetario que contribuye notablemente a la consecución de un desarrollo sostenible inclusivo y centrado en las personas.”

Industrias culturales y creativas en la definición de la economía naranja

En 2013, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) publicó el informe sobre la economía creativa, en el que se analizan las principales tendencias conceptuales.

En este informe se identifica que el término de industrias culturales ha sido utilizado desde alrededor de 1930 con distintas evoluciones. 

Por su parte, el término de industrias creativas se utiliza desde 1990 y se aplica a un conjunto productivo mucho más amplio que las industrias culturales, ya que incluye a los bienes y servicios de las industrias culturales, y otros productos y servicios derivados la innovación, entre los que se encuentran diversos tipos de investigación, desarrollo de software, nuevas tecnologías, procesos y producción de contenidos.

Sin embargo, como en todos los conceptos y definiciones, resulta natural que distintas organizaciones, académicos e instituciones hayan generado sus propias agrupaciones y clasificaciones referentes a las industrias culturales y las industrias creativas. 

Esto ha resultado en diversos modelos para organizar sus políticas y programas de impulso al desarrollo cultural y la propiedad intelectual

En este contexto, el mencionado informe de la UNESCO hace un análisis de seis sistemas o modelos de clasificación de las industrias culturales y creativas como se observa en la siguiente imagen:

Industrias creativas y culturales clasificación
UNESCO 2013

Una aportación importante de Buitrago y Duque en el planteamiento del concepto de la Economía Naranja se relaciona precisamente con el análisis de las clasificaciones de las industrias creativas, a partir del cual, identificaron los siguientes tres puntos comunes en las distintas aproximaciones de definición de las industrias creativas:

  1. Creatividad, artes y cultura como materia prima.
  2. Relación con los derechos de propiedad intelectual. En particular con el derecho de autor.
  3. Función directa en una cadena de valor creativa.

Importancia de la Economía Naranja

Cada vez más regiones y países reconocen que la cultura es un vehículo para el desarrollo.

La economía naranja y las industrias culturales son cada vez más reconocidas no solo por su valor económico, sino por su rol en la producción de nuevas ideas y tecnologías y por sus beneficios sociales no monetizados.

En este contexto, la UNESCO menciona que existe una necesidad urgente de encontrar nuevos cauces de desarrollo que estimulen la creatividad y la innovación en la búsqueda de un crecimiento y un desarrollo sostenibles, equitativos e inclusivos. (UNESCO 2013) 

Para profundizar, ver el informe del BID sobre “Políticas públicas para la creatividad y la innovación: Impulsando la economía naranja en América Latina y el Caribe”Descarga el informe aquí.

La cadena de valor de la economía naranja.

Para comprender el camino que conduce a la vinculación entre la oferta a la demanda, la cadena de valor naranja planteada por la UNESCO en 2007, considera el proceso mediante la cual se transforman las ideas y contenidos en bienes y servicios a través de 5 pasos básicos:

  1. Creación.
  2. Producción. 
  3. Distribución. 
  4. Comercialización.
  5. Consumo.

En el informe de Economía Naranja, Buitrago y Duque presentan tres adiciones a la cadena de valor de las industrias creativas:

  1. El reconocimiento explícito de una base ampliada de ideas y creaciones (dentro de la cual se dan la innovación y la experimentación, y se destaca que solo una porción de ellas llega a ser comercialmente viable).
  2. La inclusión de una banda de retroalimentación (que ilustra el papel central de los incentivos que provee cada eslabón al sistema). 
  3. La inclusión de un componente transversal de gobernanza y derechos de propiedad intelectual.
Fuente: Economía Naranja. Una oportunidad Infinita. Buitrago y Duque

Referencias y vínculos de interés

– Buitrago Restrepo, Pedro Felipe; Duque Márquez, Iván, 2013, “La Economía Naranja”, Banco Interamericano de Desarrollo. pag 8 – 21

https://publications.iadb.org/handle/11319/3659?locale-attribute=es

– UNESCO (2013) Informe sobre la Economía Creativa, Edición Especial 2013: Ampliar los Cauces del Desarrollo Local pag. 19 – 32

http://www.unesco.org/culture/pdf/creative-economy-report-2013-es.pdf

– UNESCO (2016) Comprender las Industrias Creativas: Las estadísticas como apoyo a las políticas públicas, Consultado en línea el 22 de Marzo de 2016

http://portal.unesco.org/culture/en/files/30850/11467401723cultural_stat_es.pdf/cultural_stat_es.pdf  pp 21 – 35

 – Quartesan, Alessandra et All, (2007) “Las Industrias Culturales en América Latina y el Caribe: Desafíos y Oportunidades”, Banco Interamericano de Desarrollo

http://idbdocs.iadb.org/wsdocs/getdocument.aspx?docnum=1156415

– Vera Sánchez Mauricio (2006), “Relación Economía – Cultura, Industrias Culturales” Revista Académica e Institucional Universidad Católica Popular del Risaralda,

pp 95 – 106

http://biblioteca.ucp.edu.co/Revista_paginas/Revista76/RELACI%C3%93N%20CULTURA-%20ECONOM%C3%8DA%20INDUSTRIAS%20CULTURALES.PDF

– Comunidad Andina (2016) “Temas> Cultura > Industrias Culturales” Página web consultada el 22 de marzo de 2016.

http://www.comunidadandina.org/Seccion.aspx?id=185&tipo=TE&title=industrias-culturales

 – Abeledo Sanchis, Raúl et All, (2012) “La Cultura como factor de Innovación Económica y Social, Universidad de Valencia” pags 18 – 39, 143 – 145

http://www.uv.es/soste/pdfs/Sostenuto_Volume1_CAST.pdf

 Casani, Fernando; Rodríguez-Pomeda, Jesús; Sánchez, Flor Los nuevos modelos de negocio en la economía creativa: Emociones y redes sociales Universia Business Review, núm. 33, 2012, pp. 48-69 Portal Universia S.A. Madrid, España http://www.redalyc.org/pdf/433/43323186003.pdf

Comenta con facebook

small_c_popup.png

Aviso importante

Como parte de los esfuerzos del equipo de identidad y desarrollo y para continuar ampliando nuestra comunidad, el campus digital idyd ha migrado a una nueva dirección web.

Todos los contenidos a los que te has inscrito seguirán disponibles con tus mismos datos de acceso a en la página https://campusidyd.com.