Que es la identidad

¿Qué es la identidad y cómo se conforma?

Al haber participado tantos años en esta maravillosa organización que es Identidad y Desarrollo, suelo reflexionar mucho sobre los conceptos que utilizamos de forma continua y que además componen nuestro propio nombre. Por eso, quiero compartir lo que entiendo desde mi perspectiva sobre qué es la identidad y cómo se conforma.

Es un tema que da muchísimo de qué hablar y reflexionar, así que seguramente estaremos actualizando este tema y bordando más adelante.

Empezando desde una perspectiva sistémica, me parece que la identidad se comporta como los átimos vistos desde la óptica de la física cuántica que pueden ser más de una entidad y al mismo tiempo ser un mismo ente ubicado en más de un sitio a la vez, pero que no tendría mucho sentido en sí mismo sin la existencia de todos los demás átomos que habitan el universo. Además, también puede comportarse diferente en caso de que existan observadores.

La búsqueda para encontrar la identidad propia es una de las grandes misiones de la vida humana. Es común que como personas reflexionemos sobre esas grandes interrogantes del sentido de la vida humana y universal “¿Quién soy?” – “¿Por qué?” – “¿Para qué?”. Así también en la búsqueda de las identidades colectivas de los grupos humanos, siempre será un tema que explorar.

¿Cuáles son los elementos que nos definen como grupo? – ¿Qué nos hace diferentes de otras sociedades? – ¿Qué nos marca como una organización humana?

¿Cómo nos aproximamos a la identidad?

Cientos de filósofos y psicólogos han incursionado en profundas indagaciones que abordan distintos niveles de la conciencia humana, la concepción etérea del alma y la exploración astronómica del universo en búsqueda de respuestas a las preguntas mencionadas.

Generalmente, como suele suceder en la filosofía y en casi cualquier área científica, más allá de respuestas a las interrogantes, terimanos encontrando más preguntas.

La identidad ha sido analizada desde distintas perspectivas y toma diversos sentidos que se complementan aunque a veces pueda parecer que se contraponen.

Resulta lógico, que hoy en día la palabra identidad, tenga implicaciones similares desde el sentido etimológico, filosófico y psicológico.

Etimología y definición de identidad

La etimología, como disciplina que estudia el origen de las palabras, la evolución de su forma y su significado, nos dice que Identidad viene del latín, idem – “El mismo” o “Lo mismo”.

De ahí que el real diccionario de la lengua española defina identidad como:

  1. f. Cualidad de idéntico.
  2. f. Conjunto de rasgos propios de un individuo o de una colectividad que los caracterizan frente a los demás.
  3. f. Conciencia que una persona tiene de ser ella misma y distinta a las demás.
  4. f. Hecho de ser alguien o algo el mismo que se supone o se busca.
  5. f. Mat. Igualdad algebraica que se verifica siempre, cualquiera que sea el valor de sus variables.

Como puedes ver, las primeras dos definiciones indican que significa ser lo mismo y también diferente. ¿Paradoja o dos caras de una misma moneda? A final de cuentas, los serres humanos somos entes sociales.

Por su parte, el diccionario de Oxford en español define identidad y da ejemplos de su aplicación de acuerdo con lo siguiente:

  1. Circunstancia de ser una persona o cosa en concreto y no otra, determinada por un conjunto de rasgos o características que la diferencian de otras. crisis de identidad; no querían perder su identidad; a veces ni siquiera se llega a conocer la identidad de la víctima; entre las ropas del mendigo no había ningún certificado que aclarase su identidad
  2. Conjunto de rasgos o características de una persona o cosa que permiten distinguirla de otras en un conjunto. nunca revelará su verdadera identidad
  3. Conjunto de rasgos o características sociales, culturales, etc., propios de una colectividad que la definen y distinguen de otra. estaban temerosos de los efectos que la industrialización pudiera tener en su soberanía e identidad nacional
  4. Conjunto de datos o informaciones que definen oficialmente a una persona y permiten distinguirla de otra. la policía le proporcionó una nueva identidad; había usurpado la identidad de alguien a quien yo conocí y que estaba muerto
  5. Cualidad de idéntico. la homofonía es la identidad de pronunciación de dos palabras distintas que presentan diferencias en su ortografía

En palabras de Erikson, el sentimiento consciente de tener una identidad personal se basa en dos observaciones simultáneas: la percepción de mismidad y continuidad en la propia existencia en el tiempo y en el espacio, y la percepción del hecho de que otros reconocen esa mismidad y continuidad.

Con base en lo anterior, podemos decir que la identidad se reconoce como algo profundamente individual y al mismo tiempo un principio colectivo, que nos hace comprendernos como únicos y cómo iguales a la vez.

Entonces resulta interesante que la propia definición de identidad es un tanto paradójica.

La identidad, es al mismo tiempo lo que nos hace únicos e idénticos.

También podemos afirmar, como dice nuestra maestra Alejandra Zorrilla, – la identidad solo tiene sentido frente a la otredad.

¿Qué tan importante es la identidad para el desarrollo humano sostenible?

El reconocimiento de la identidad individual y colectiva puede jugar un rol determinante para desarrollar nuestras capacidades de empatía, autorreconocimiento, asociatividad y colaboración a nivel personal y como sociedad.

De acuerdo con Danziger (1990); las características de lo que entendemos por identidad o por self no son independientes de las formas cambiantes de describirlos y relacionarlos a lo largo de la historia.

¿Qué tal si la identidad forma parte de un proceso evolutivo continuo de las personas a partir de la continua observación y el reconocimiento mutuo y personal?

¿Será que construimos y volvemos a moldear nuestra identidad para reinventarnos durante toda la vida?

Según Pablo Páramo 2008, la identidad es, en buena medida, un producto de la interacción social, también es posible suponer que estas influencias sociales y culturales pueden dar lugar a identidades colectivas derivadas de las contingencias que nos llevan a identificarnos como pertenecientes o afiliados a un entorno social significativo como la familia, la religión, la escuela, etc. (Turner, 1990).

¿Será que la identidad no se crea ni se destruye, sino que, como la energía, solo se transforma y se adapta a las condiciones del entorno? Entendiendonos nosotros mismos como parte del entorno?

¿Cómo se construye la identidad?

Las múltiples maneras de actuación en relación con los otros, que se produce como resultado de los encuentros y relaciones sociales, de las construcciones sociales, implica según Burr (1995), que nuestras identidades son realmente construidas y no descubiertas como algunas veces nos gustaría pensar. Fuente.

Por supuesto que esta visión tiene un planteamiento desde la tendencia del construccionismo de la identidad, es decir, que más que nacer con ella o que se presente de forma natural, esta va evolucionando junto con nuestros procesos de desarrollo individual y social.

Desde esta perspectiva, se puede asumir que nuestra identidad queda ligada íntimamente con las instituciones sociales, es decir, no solamente depende de nosotros, sino que se va conformando conforme interactuamos con otras personas y grupos.

La identidad social se refiere entonces a aquella parte de un individuo que se deriva de la afiliación que hacen de los individuos, las instituciones sociales a grupos sociales, conjuntamente con el significado valorativo y emocional asociado a esta pertenencia.

En Identidad y Desarrollo, hemos creado un modelo de desarrollo centrado en la identidad que Alejandra Zorrilla documenta de manera extensa en su libro “Marca tu Éxito”.

Descarga aquí el libro electrónico Marca tu Éxito de Alejandra Zorrilla.

Identidad cultural

Cuando hablamos de identidad cultural, tenemos que referirnos en primer lugar al concepto de cultura, que de acuerdo con la UNESCO podemos definir de la siguiente manera:

« …la cultura puede considerarse actualmente como el conjunto de los rasgos distintivos, espirituales y materiales, intelectuales y afectivos que caracterizan a una sociedad o un grupo social. Ella engloba, además de las artes y las letras, los modos de vida, los derechos fundamentales al ser humano, los sistemas de valores, las tradiciones y las creencias y que la cultura da al hombre la capacidad de reflexionar sobre sí mismo. Es ella la que hace de nosotros seres específicamente humanos, racionales, críticos y éticamente comprometidos. A través de ella discernimos los valores y efectuamos opciones. A través de ella el hombre se expresa, toma conciencia de sí mismo, se reconoce como un proyecto inacabado, pone en cuestión sus propias realizaciones, busca incansablemente nuevas significaciones, y crea obras que lo trascienden.» (Conferencia Mundial sobre las Políticas Culturales; México, 1982) www.unesco.org.

Con base en esta definición, podemos identificar que la “identidad cultural”, es decir lo que distingue a una cultura se encuentra dentro del propio concepto de cultura, puesto que se manifiesta como aquellos elementos que identifican a un determinado grupo social.

Son tantos los elementos que conforman la identidad cultural, y tantas las expresiones que evolucionan constantemente que podemos afirmar que conservar la identidad cultural no implica preservar la cultura sin cambios, como una exhibición en un museo estático, sino que se va nutriendo .

Más bien, una cultura viva y sana está en un proceso constante de evolución, la cual puede surgir netamente desde adentro o en respuesta a influencias externas.

Estos principios aplican tanto a nivel de desarrollo comunitario como en el ámbito de grandes organizaciones y corporativos que constantemente buscan la manera de mejorar y crecer en los entornos en que se insertan.

Identidad corporativa u organizacional

Paul Capriotti en su libro Branding Corporativo define la identidad corporativa, que se relaciona con la identidad organiacional como el conjunto de características centrales, perdurables y distintivas de una organización, con las que la propia organización se auto identifica (a nivel introspectivo) y se auto diferencia (de las otras organizaciones de su entorno).

Al hablar de características “centrales” nos referimos a aquellas que son fundamentales y esenciales para la organización, que están en su ADN corporativo.

Por “perdurables”, entendemos aquellos aspectos que tienen permanencia o voluntad de permanencia en el tiempo, que provienen del pasado, que están en el presente y que se pretende mantenerlos en el futuro.

Las características “distintivas” que definen la identidad de las organizaciones, también están relacionadas con los elementos individualizadores y diferenciales que tiene una organización en relación con otras entidades.

Conclusiones

Como conclusión, en lo personal entiendo la identidad como una expresión dinámica que se construye y reconstruye constantemente conforme exploramos nuestros atributos y evolucionamos con individuos y como grupos sociales.

Comenta con facebook

small_c_popup.png

Aviso importante

Como parte de los esfuerzos del equipo de identidad y desarrollo y para continuar ampliando nuestra comunidad, el campus digital idyd ha migrado a una nueva dirección web.

Todos los contenidos a los que te has inscrito seguirán disponibles con tus mismos datos de acceso a en la página https://campusidyd.com.