Ahorrar e Invertir informadamente para estar sanos financieramente

El ahorro y la inversión a nivel personal y para los negocios son importantes para cumplir con metas económicas y proporcionarnos seguridad y estabilidad. 

Fijarte objetivos claros de que es lo que quieres realizar con tu dinero, es decir para que lo vas a destinar, te dará el impulso y la motivación de realizar estas dos acciones de la manera apropiada. El hacer esto informadamente te ayudará a tomar mejores decisiones. El propósito de este artículo es acompañarte en el proceso de aprendizaje de estos dos conceptos y sus implicaciones, para mí es un gusto, pero recuerda, finalmente, eres tú quien los pone en acción.

Te daremos ejemplos prácticos para tus finanzas personales, pero si también cuentas con un negocio o quieres emprender uno, toma en consideración las recomendaciones que te señalamos.

Dos conceptos bien definidos serán mejor aplicados

Empecemos por definir que es el ahorro y que es la inversión.

Parece que, desde pequeños, cuando nuestros padres nos compraban una alcancía y nos motivaban a echar monedas para posteriormente comprarnos algo con ellas, estábamos aprendiendo el concepto del ahorro, aun si ellos no nos mencionaban lo que era.

Así que podemos asumir que este término ya lo tenemos bien claro, pues los diccionarios lo definen de la siguiente manera: la capacidad de juntar dinero de manera regular durante un período de tiempo. Y otro lo define así: apartar un porcentaje del ingreso mensual que obtiene una persona o empresa con el fin de guardarlo para un futuro.

Por otro lado, la inversión es un concepto con el cual la mayoría no estábamos tan familiarizados de pequeños y que incluso al pasar los años aun nos causa ciertas complicaciones y temores.

Desde decir que emprender un negocio es una inversión o, incluso el comprarte una computadora, si esta es utilizada como herramienta de trabajo, ya que va a hacer que con las tareas que tu realices se te de dinero o utilidades. La educación también es considerada una inversión.  Y es que la definición de inversión es la siguiente:

En un sentido económico, una inversión es la compra de bienes que no se consumen hoy pero que se usan para crear riqueza en un futuro determinado, o al menos eso es lo que se pretende.

También hablamos de inversión cuando destinas o colocas cierta cantidad de dinero con terceros (instituciones) con el fin de generar utilidades.

Es decir, lo que se quiere lograr con esto es hacer crecer tu dinero, multiplicarlo.

Sobre ahorrar

¿Cuándo ahorrar?

Te voy a contar una historia que probablemente ya conozcas y de la cual podemos aprender una gran lección.

Cuenta el relato que, en el antiguo Egipto, existía un Faraón que era asesorado por muchos sabios. Recordemos que, en su momento, Egipto llego a ser por decirlo así la capital del mundo, con una economía altamente estable.

Una noche ese Faraón tiene dos sueños, y se pregunta qué significan. A la mañana siguiente manda llamar a sus sabios y les dice lo que ha soñado. Pero ellos no pueden decirle el significado de sus sueños.                                                         

Así que manda a llamar a otro hombre que los sabe interpretar.

Faraón le cuenta sus sueños a este hombre: ‘Vi siete vacas gordas, hermosas. Entonces vi siete vacas muy flacas y huesudas. Y las flacas se comieron a las vacas gordas.

‘En mi segundo sueño vi siete espigas de grano lleno y maduro que crecían en un solo tallo. Entonces vi siete espigas de grano delgadas y secas. Y las espigas de grano delgadas empezaron a tragarse a las siete espigas buenas.’

El intérprete le dice a Faraón: ‘Los dos sueños significan lo mismo. Las siete vacas gordas y las siete espigas de grano llenas significan siete años, y las siete vacas flacas y las siete espigas de grano delgadas significan otros siete años. Habrá siete años en que crecerá mucho alimento en Egipto. Entonces habrá siete años en que crecerá muy poco alimento.’

La recomendación que el hombre le hace al Faraón es la siguiente: ‘Escoge a un hombre sabio y encárgale recoger alimento durante los siete años buenos (ahórralos). Entonces la gente no se morirá de hambre en los otros siete años malos en que habrá muy poco alimento.’

Y así se hizo, durante los 7 años en que hubo mucho alimento, se ahorró de este para que, en los 7 años de sequía, Egipto no padeciera hambre.

En este caso se tuvo que invertir (se compró o se fabricó, implicando dinero) en herramientas, mano de obra, quizás en almacenes y redoblar esfuerzos para juntar el alimento.

Pero todo con un objetivo ¿Notaste cual fue? Destinarlo para un tiempo de crisis. 

¿Para qué ahorrar?

Como aprendimos en la historia de las vacas, el objetivo de ahorrar alimento fue destinarlo para un tiempo de crisis. En un caso personal o familiar ¿qué momentos de crisis encontramos? Podría ser alguna enfermedad o la perdida de nuestro empleo, por ejemplo.

En el caso de un negocio, tener un fondo de emergencia que ayude a mantenernos en pie cuando las ventas son bajas, o cuando realmente se necesite, por ejemplo, si nos dedicamos al cultivo y se descompone o hace falta comprar un nuevo tractor, es evidente que recurriremos a este fondo de emergencia para poder seguir operando y produciendo.

Pero el ahorro no solo se puede ocuparse para eso, hay diversos destinos que le podemos dar, por ejemplo, al esparcimiento; ahorrar para viajar o para un concierto, también podemos mencionar el caso de la educación, muchos padres destinan un fondo para las universidades a donde asistirán sus hijos.

Por lo tanto, la recomendación para esto es tener y abrir diferentes cajas de ahorro, por lo que te recomendamos hacer lo siguiente:

  • Escribe en una lista los diferentes objetivos que tienes para ahorrar
  • Piensa el lugar en donde vas a poner tus ahorros, un ejemplo sencillo son frascos de vidrio.
  • Pega un papel que indique para que esta destinado ese frasco.
  • Determina cuánto dinero pondrás mensualmente en cada uno de los frascos.

Si lo piensas hacer en un banco cuando ya es una cantidad importante de dinero, investiga y analiza bien las opciones que existen, no solo hablo de que analices quien tiene la mejor tasa, en esta era, la tecnología e infraestructura del banco o institución financiera cuenta mucho, la seguridad de tu dinero y el poder disponer de el rápidamente también son factores claves, así que pregunta con conocidos que tengan diferentes bancos, investiga referencias y no te vayas por el primero que se te cruce en la calle. Analiza bien tus propósitos y situación para que así se pueda acoplar a ti.

¿Dónde ahorrar?

Hablando a nivel empresarial, incentivar el ahorro en tus colaboradores y al mismo tiempo hacerlo tú, puede traer grandes beneficios, por lo que aquí te decimos que es una caja de ahorro y un fondo y los pasos básicos para abrir una.

Cajas de ahorro para empresas

Se trata de una prestación completamente opcional para los empleados. En ella, el trabajador decide el monto de las retenciones que se harán periódicamente a su salario y la Empresa se encarga de hacer el descuento. Cuando un colaborador necesita dinero, puede acceder a un préstamo de la caja de ahorro, generalmente a tasas menores que las del mercado. De acuerdo con la Ley del impuesto sobre la renta (LISR), los ingresos provenientes de esta fuente pueden ser deducidos por el trabajador bajo ciertas condiciones. El empleado también puede generar depósitos adicionales en la caja y recibe un interés por su dinero. Esta modalidad de ahorro maneja cuentas a distintos plazos y rendimientos, es decir, puede haber vencimientos diarios, mensuales, trimestrales o anuales.

Fondo de ahorro

Este beneficio corporativo es de carácter obligatorio y funciona con aportaciones de ambas partes, tanto de la Empresa, como del colaborador. La retención al salario es cercana al 10% del total de las remuneraciones gravadas. Si cumplen con las especificaciones estipuladas en la LISR, las aportaciones de la Empresa al fondo pueden ser deducibles. A diferencia de lo que ocurre en la caja de ahorro, en el fondo de ahorro los colaboradores reciben el depósito de su ahorro acumulado en una fecha fija que es la misma para todos, ya sea de forma anual (en diciembre, por lo general), semestral o mensual. Así mismo, el plazo y el rendimiento del fondo es el mismo para todos los empleados.

Para aligerar la carga administrativa que cualquiera de estos dos beneficios corporativos puede representar para la Empresa, es común que las organizaciones recurran a productos especializados que ofrecen distintas instituciones financieras.

Te recomiendo el curso: figuras jurídicas para…

¿Cómo controlar?

Trata de que cada vez que eches algo a los frascos, apuntarlo en algún lugar para saber cuánto dispones, como te mencionamos antes, determina una cantidad aproximada del cuanto.

Al depositar tu dinero en un banco, ellos se encargarán de administrarlo y tu podrás visualizar cuanto tienes, pero aún así te recomiendo llevar un registro de cuanto metiste mes con mes, ya que así podrás saber que factores influyen en la cantidad que metiste ese mes.

El servicio que ofrecen las instituciones financieras es precisamente el aligerar la carga administrativa que los beneficios corporativos antes mencionados (la caja y el fondo de ahorro) pueden representar para la Empresa, es común que las organizaciones recurran a productos especializados que ofrecen distintas instituciones financieras.

¿Cuánto ahorrar?

Sabemos que las circunstancias pueden cambiar mes con mes y en determinadas ocasiones no vas a poder ahorrar lo mismo que en el otro, sin embargo, el conocer bien tus ingresos y egresos del mes te ayudará a tener una cantidad aproximada de cuanto estas dispuesto a destinar. También depende de ti, la importancia que le das a cada frasco y a que plazo y tiempo requieres de ese ahorro. Por ejemplo, si quieres viajar dentro de seis meses y el costo por todo será de $12,000 pesos, entonces cada mes en promedio tendrías que ahorrar $2,000 pesos. Esto es diferente a si lo que quieres es ahorrar para tu retiro, aquí tendrías que hacer los cálculos necesarios para determinar cuanto quieres tener y en promedio cuanto tienes que apartar al mes o al año ya que estamos hablando de algo a largo plazo. Para este tipo de ahorro influyen otros factores.

Así que se realista en base a tus conocimientos de ti mismo en este aspecto sin que este ahorro te deje sin lo necesario, para esto

De La misma manera en el negocio o empresa que tengas, al llevar una contabilidad, consulta con tu experto en este ámbito el monto que se pueda apartar diaria o mensualmente sin desestabilizar la operación de esta. La coordinación con ellos es de vital importancia para que se realicen estas acciones.

Sobre invertir

¿Hay riesgos al invertir?

Ahora que hemos abordado el tema que quizás a muchas personas temen, hay que explicar que cada inversión que nosotros hagamos tiene cierto riesgo. ¿Riesgo de qué? Pues de no obtener las ganancias esperadas, de perder dicha inversión (es decir de no tener nada de ganancias) o incluso de tener perdidas (quedar a deber dinero).

Este es el factor que a bastantes personas les causa conflicto y es completamente normal, lo incierto siempre va a causar temor.

Pero tranquilo, que este riesgo puede disminuir si estas bien informado, asesorado y analizas los siguientes puntos:

El retorno de la inversión (ROI)

Con base en el ROI es posible planificar metas basadas en resultados tangibles y entender si está o no valiendo la pena invertir en determinados canales.

El ROI es la sigla en inglés para “Retorno Sobre la Inversión”. Es una métrica usada para saber cuánto la empresa ganó a través de sus inversiones. Para calcular el ROI es necesario levantar los ingresos totales, sustraer de estos los costos y, finalmente, dividir ese resultado entre los costos totales.

¿Cómo recupero mi inversión?

La recuperación de la inversión puede ser simple o ajustada.

En cualquiera de los dos casos, la idea central de la operación es calcular el tiempo en que una inversión tarda en generar el flujo de efectivo para compensar, igualar o cubrir el capital inicial que dio origen a la inversión, sea cual sea su área.

No obstante, los dos métodos para calcular el plazo de recuperación presentan diferencias que les hacen más útiles en determinados casos. Veamos en qué consisten:

a) Recuperación simple

Esta fórmula parte de un sencillo ejercicio comparativo. La idea es establecer una relación directa entre los flujos de efectivo generados por el negocio y la inversión neta que se haya realizado. De esta forma, obtendremos el período (expresado en meses, trimestres, semestres o años) en que las ganancias que se deriven de la actividad comercial igualen o superen a la inversión inicial. Por supuesto, este sistema no tiene en cuenta que los valores de los ingresos del negocio puedan registrar aumentos o descensos; por el contrario, asume que se mantienen estables durante todo el plazo de recuperación.

b) Recuperación ajustada

Al igual que el método anterior, la recuperación ajustada propone comparar el valor de los ingresos de la empresa con la inversión neta. Sin embargo, en este caso el cambio reside en que sí tiene en cuenta las variables que puedan sufrir cualquiera de los dos valores. Es decir, entiende que los ingresos derivados de la actividad comercial son susceptibles de presentar altibajos y que el capital de la inversión no vale exactamente lo mismo en todas las fases. A todo ello le suma el factor del tiempo, que también supone variables importantes cuando se trata de recuperar un capital invertido. Cuanto más tarda un negocio en equilibrar sus cuentas, menor es el grado de recuperación de la inversión.

¿Dónde invertir?

Bancos e instituciones financieras

Existen diferentes instrumentos de inversión que encuentras en los bancos o instituciones financieras con diferentes plazos y porcentajes de ganancia, por ejemplo: Cetes, Udibonos, fondos de inversión etc.

Bienes raíces

También encuentras inversiones en bienes raíces, por medio de compra, renta de inmuebles. Para esto el instrumento más moderno es el Crowdlending. Esta es la más reciente forma de invertir y se logra a través de fintechs y se dedican a recaudar fondos por medio de pequeños inversionistas a través de la tecnología ‘blockchain’. Éstos reúnen a un grupo de inversionistas, quienes adquieren una parte del inmueble para posteriormente rentarlo a terceras personas. De esta manera es posible invertir en este sector con cantidades de dinero más pequeñas pero que permiten tener rendimientos.

Bolsa

Si lo que quieres es invertir en bolsa, aunque tengas ciertos conocimientos, si eres primerizo, te recomendamos tener un asesor financiero, pero que aun así tu lee los datos importantes de la inversión que vas a hacer, por ejemplo, como se han comportado dichas acciones en los últimos meses, el panorama global y los reportes financieros de la empresa en que se piensa invertir.

Equipamiento

Invertir también puede ser en comprar mejor equipamiento para tu negocio y también pueden calcularse los elementos antes mencionados, volvemos al ejemplo de la tecnología. Hay establecimientos que aún no tienen una terminal siempre hay algo en que invertir para mejorar,

Recuerda lo barato sale caro, pero tampoco quiere decir que vas a comprar el producto con mayor costo del mercado, sino que elegirás el que se adapte mejor a tus necesidades como empresa, independientemente del giro que manejes. Por eso, el ser paciente en tus ahorros mientras puedas, y si en ese momento no tienes los ahorros y necesitas algo urgente e indispensable, en ese caso te recomiendo leer el artículo: el curso de créditos.

Personas

Invertir en la capacitación de tus colaboradores y en su desarrollo personal o en un mejor ambiente laboral es importante para que el corazón de tu negocio, y por ende, todo el sistema, funcionen correctamente.

¿Diversifico o me planto?

Ganancias o pérdidas, estos son variables y no están garantizados.

La gran ventaja de una inversión bien hecha y estudiada es que te puede traer rendimientos a favor bastante fructíferos, es decir tu dinero puede aumentar exponencialmente dependiendo de cuanto inviertas

Hay que tomar en cuenta que estos rendimientos son variables, es decir no siempre vas a obtener los mismos ya que existen diferentes factores y como ya mencionamos antes, estos pueden ser ganancias o pérdidas.

Por eso es importante saber que es recomendable no poner todo tu dinero en una inversión.  Warren Bufett, reconocido inversor lo resume en su frase: “No pongas todos los huevos en una sola canasta”. De esta manera, si en una de ellas pierdes cierta cantidad, en otra puedes ganar y equilibrar los rendimientos o incluso tener resultados positivos.

Este es un tema bastante amplio que depende de cada uno de nosotros y de los propósitos que tengamos. Pero se resume en la relación que existe entre los riesgos que estás dispuesto a asumir y los rendimientos que espera obtener.

Así podríamos hablar de inversores con un perfil conservador, medio y agresivo. Sino estamos dispuestos a perder nada de nuestro dinero en circunstancia alguna, seríamos catalogados como un inversor conservador. En este caso deberíamos estar dispuestos a aceptar un rendimiento bajo, ya que, como hemos dicho, riesgo y rentabilidad están directamente relacionadas.

Esto también implica el corto, mediano y largo plazo.

Diferencias y similitudes entre ahorro e inversión

Por tanto, la diferencia principal entre el ahorro y la inversión es que, con la inversión, en vez de guardar el dinero, renuncias a él para que te de una rentabilidad, es decir, para sacar provecho de ese dinero e incrementar su valor.

Por tanto, económicamente hablando, si tenemos una determinada cantidad de dinero y decidimos ahorrarlo en vez de invertirlo, estamos dejando de ganar dinero, pues estamos renunciando a un dinero extra que tendríamos si eligiéramos invertir. Sin embargo, la rentabilidad de la inversión es incierta y en algunos casos se corren riesgos de perderlo

La similitud que podemos encontrar con estos dos factores es que debemos determinar cuanto estamos dispuestos a destinar para cada uno de ellos y el tiempo que pensamos hacerlo es decir si será a corto, mediano o largo plazo.

Ciertamente son dos conceptos que aunque diferentes se relacionan, como te explico a continuación.

Ahorrar para invertir e invertir para ahorrar

En Identidad y Desarrollo siempre hemos tenido como base la sostenibilidad, creemos que cuidar de la tierra y los recursos que esta nos brinda es la mejor inversión que podemos hacer.

Muchas empresas han optado por modernizarse y utilizar energías renovables como funcionamiento para su producción y sus procesos.

En opinión de un experto llamado Rafael Ojeda, analista macro de Fortage Funds, cada vez se está demostrando que la inversión en energías renovables no tiene por qué menoscabar la rentabilidad que se obtiene.

“La gran discusión que ha habido años atrás era que muchas veces se pensaba que al apostar por este sector se perdía, pero ahora hay estudios que han demostrado que no es así, que se puede obtener un rendimiento incluso superior invirtiendo en temas medioambientales”, dice. 

Las renovables ofrecen rentabilidades que, dependiendo de la fase del proyecto en la que se produzca la entrada de la inversión, pueden llegar a superar el doble dígito, tal y como afirma Bautista. “En nuestro caso, buscamos entrar en los proyectos en un estado de madurez alto, con un riesgo mucho más controlado, pero también con algo menos de rendimiento”, explica.

De cara a largo plazo tiene más sentido esta inversión porque si bien es verdad que en el presente ya se puede obtener rentabilidad en energías renovables, sí queda claro que de aquí a 20 años la apuesta de activos alternativos que se centran en energías renovables puede generar más plusvalías, según Ojeda.

“Se están produciendo avances tecnológicos que invitan a pensar que de aquí a un futuro las energías verdes serán óptimas y ofrecerán mejores rendimientos”, agrega el experto de Fortage Funds. 

Finalmente, al ahorrar para invertir en este tipo de materiales y tecnologías hace que a mediano o largo plazo ahorremos en energía, recursos, esfuerzos y lo más importante el bienestar del planeta que nos brinda los recursos para seguir trabajando. Ahora comprendes como estos dos conceptos, aunque diferentes, pueden estar muy bien relacionados, es por eso por lo que podemos decir “ahorrar para invertir e invertir para ahorrar” con el objetivo crecer personal, empresarial y comunitariamente.

Comenta con facebook

Prueba gratis

Inscribete a los cursos de comunicación en red y comunicación asertiva y fortalece tus habilidades para generar relaciones empáticas, cercanas y recíprocas durante junio y julio sin ningún costo.

Logo Campus digital idyd

Conviértete en agente de cambio