Fotografía

Composición de espacios

Una fotografía puede ser una de las mejores herramientas que puedes tener para describir el espacio turístico con el que cuentas. Puede dar detalles que no se pueden explicar con palabras. Puedes hablar de experiencias, características del lugar y hasta sugerencias de vestimenta y comportamiento para tener una mejor experiencia.

Con los siguientes consejos podrás tener mejores imágenes para tu página web y tus redes sociales.

Con este taller aprenderás:

  • Las reglas de composición que te permiten armar tus mensajes y darle balance a tus imágenes.
  • A determinar cuál es el mensaje que quieres enviar a tu cliente con tus imágenes
  • Observar con detenimiento tu espacio con ojos de fotógrafo para poder seleccionar los elementos visuales que vas a incluir en la imagen
  • Mirar la luz y se proyecta en los espacios para decidir cuál es el mejor momento para tomar fotografías.

La importancia de una buena composición

En esta parte vamos a hablar acerca de la importancia de una buena composición. Conocer las reglas de composición te ayudará a elegir cuál es el punto de vista correcto para tomar fotografías de tu espacio turístico, de tal forma que los elementos que hay frente a ti se ubiquen en el lugar correcto en tu imagen y así comunicar de manera efectiva el mensaje que quieres enviar a tus clientes. Además, las imágenes serán visualmente atractivas, y conseguirás impactar al receptor para que se sienta atraído a tu fotografía y ponga la atención a ella.

Con las fotografías bien compuestas podrás mostrar los atractivos principales del lugar, y transmitir cualidades específicas de tu espacio como pueden ser: las dimensiones, la distribución del lugar, la manera en que el turista puede interactuar con el espacio, entre otras cosas.

Para conseguir estas imágenes, debes aprender a observar de una manera distinta a la convencional, de esta manera sabrás tomar decisiones tanto en el lugar desde dónde tomarás la fotografía hasta la hora del día adecuada.

A veces minimizamos la importancia de la composición fotográfica y esto puede afectar en el tiempo y la atención que prestan los receptores en la imagen, perdiendo una valiosa oportunidad de comunicar los valores de tu espacio a tus clientes.

También vamos a hablar acerca de los errores comunes al tomar fotografías y cómo corregirlos. Al finalizar el curso, tendrás las herramientas necesarias para tomar fotografías constantes en tu espacio, que sean distintas, bellas y que comuniquen.

Además aprenderás a ser tu propio crítico para que puedas identificar errores comunes que cometemos al hacer fotografía y cómo corregirlos.

¿Qué pasa si no componemos correctamente una fotografía?

  • Las fotografías mal compuesta no permiten que el receptor entienda cuál es la lectura adecuada del mensaje y generan confusión.
  • No son atractivas, lo que provoca que la imagen no impacte ni mantenga la atención de tu cliente.

La composición fotográfica es básicamente cómo acomodamos los objetos y los espacios dentro de nuestra fotografía, de tal forma que podamos identificar cuál es el centro de atención y personaje u objeto de interés.

Para conseguir buenas imágenes que transmitan mejor el mensaje, existen reglas de composición que nos han heredado años de estudio del arte y que son muy sencillos de seguir.

Para explicar mejor las reglas de composición, nos vamos a apoyar con imágenes mías y de otros autores.

Lo primero que tienes que definir es ¿Cuál es el objeto de interés de tu imagen? Puede ser una persona, un platillo, una cascada, un paisaje, un edificio, una habitación. Ese es el objeto que haremos que más llame la atención en la foto. Recuerda observar muy bien el objeto para conocer sus características y no se te pasen los detalles.

Una vez que has definido cuál es tu objeto principal, vamos a ver las reglas de composición que te ayudarán a que la atención se centre primero en él, y la fotografía se vea equilibrada, ordenada y clara.

Ley de los Tercios

La primera regla de atención que todos los fotógrafos aprendemos se llama Ley de los Tercios. Esta regla te podrá ayudar a que un objeto llame la atención, colocándolo en un lugar privilegiado en la fotografía.

Esta regla consiste en dividir una imagen en 9 partes iguales, utilizando dos líneas verticales y dos líneas horizontales.

Gracias a estas líneas podemos crear imágenes mejor organizadas y más atractivas. Consiguiendo que el objeto de principal llame la atención.

Empieza por imaginar estas líneas así:

Eso te ayuda a conseguir equilibrio, profundidad y atención. La base de esta regla es NO centrar el objeto principal sino ubicarlo en alguna de las líneas o en los puntos fuertes.

Mira el siguiente ejemplo:

En la fotografía de ejemplo, los objetos principales son tanto la bicicleta  como los globos que están atrás.

Al ubicarlos en las intersecciones de las líneas (Dónde se unen), consigues que los objetos se encuentren en lugares privilegiados en la lectura de la imagen y que la fotografía se vea equilibrada.

También puedes notar que las montañas, quedan ubicadas entre las dos líneas verticales. Esto permite dividir en tres la imagen horizontalmente: 1. El cielo; 2. Las montañas, 3. La tierra. Dividir de esta forma la imagen le da equilibrio.

Pero vamos explicar por partes la Ley de los tercios, y entenderás cómo puedes utilizar las líneas guía y los puntos fuertes en tus fotografías.

Hay varias formas de usar la Ley de los tercios:

  • Usa las líneas ubicar objetos o dividir tu imagen en tres o dos partes.
  • Coloca los objetos o personajes más importantes en los puntos fuertes o áureos.
  • La ley del horizonte.
  • La ley de la mirada.

Líneas guía para dividir imagen y/o ubicar objetos

  1. Utiliza las líneas para ubicar los objetos importantes en tu imagen y obtener equilibrio.

En este ejemplo, el faro es ubicado en la línea vertical derecha, y su altura se ubica entre las dos líneas horizontales. De esta manera la imagen tiene obtiene equilibrio.

2. Utiliza las líneas para dividir la imagen en dos o tres partes. Mira los siguiente ejemplos:

En el ejemplo anterior, puedes ver que se divide el área de la habitación con ayuda de las líneas guía.

En esta imagen se coloca la esquina de la habitación sobre la línea guía de  la  izquierda.  Este  esquema  de  composición te permite dar profundidad a la imagen sin perder el equilibrio de los elementos, y además muestra dos paredes. Dale más espacio en la toma a la pared que más te guste.

En esta imagen, se divide el área dejando usando las líneas verticales.  De izquierda a derecha, puedes ver que el primer tercio es usado para la cascada, terminando en la línea guía. Después, se usa un área para los tres árboles, casi terminando en la siguiente línea guía. Puedes notar que no siempre debe quedar la imagen en las líneas exactamente.

Puntos áureos o fuertes

tiliza las intersecciones de las líneas para colocar los objetos más relevantes de tu imagen.

En esta fotografía, se colocan las cascadas en las líneas guía verticales; además, se coloca al personaje principal, justo en uno de los puntos fuertes de la imagen.

Fotografía de https://www.dzoom.org.es/regla-de-los-tercios/

Otra forma es cuando tenemos dos objetos que queremos que sean observados, utiliza dos puntos fuertes para colocarlos y conseguirás profundidad y equilibrio en tu imagen.

En esta imagen, se coloca a la familia en  el punto fuerte de abajo a la derecha; y las nubes en el punto contrario, el de arriba a la izquierda.

Ley del horizonte

Otra forma de usar las líneas de la regla de los tercios es la Ley del horizonte Esta regla dice que decidas dónde va a quedar la línea de tu horizonte.

El horizonte es dónde visualmente se unen el cielo y la tierra, pero puedes decidir tú cuál es la línea que quieres utilizar para esta regla.

Dependiendo de lo que te parezca más interesante en el paisaje, puedes colocar tu horizonte en la línea de arriba o en la de abajo. Es decir, le vas a dar más espacio al punto de interés: Si el mar es lo más bello del paisaje, dale dos tercios y coloca tu horizonte arriba. Por el contrario, si el cielo es lo que quieres destacar, coloca el horizonte en la línea de abajo.

Ley de la mirada

La ley de la mirada consiste en utilizar las líneas verticales para colocar los ojos en un retrato cuando el personaje mira hacia un lado.

Cuando tomes fotografías de una persona debes la mayor parte del espacio al lugar donde está mirando o hacia donde se podría dirigir su mirada. Esto le da un lugar importante al personaje principal, y le da equilibrio a la imagen.

También puedes usar esta regla cuando un objeto se está moviendo, dale dos tercios al lugar a donde se dirige. De preferencia, deja que lugar donde mira o se dirige el personaje esté a la derecha, pues así es como leemos: de izquierda a derecha.

En la fotografía anterior, se ha ubicado al personaje principal en uno de los puntos fuertes y sobre la línea vertical de la izquierda. La dirección hacia dónde se dirige del personaje va de izquierda a derecha, obedeciendo la ley de la mirada.

Simetría

Tal vez te preguntes ¿entonces no puedo centrar mi objeto de interés en las fotografías? La verdad es que sí, pero esta es otra regla que se llama regla de la simetría, que precisamente contradice a La regla de los Tercios pero sí lo puedes hacer.

La simetría es dividir la imagen de tal forma que de un lado y de otro, parezcan iguales, y ayuden a que el objeto del centro llame la atención. Funciona muy bien, si la forma del objeto o personaje, tiene una figura simétrica.

Lo puedes usar por ejemplo al tomar una foto de un platillo. Esto te da equilibrio y enfatiza el objeto de interés.

Fotografía de Carol Buenosia en Pexels

En esta imagen se usan las alas y las llantas de la bicicleta para dar simetría y aportar equilibrio a la imagen.

Fotografía de Burst en Pexels

Marco dentro del marco

El recurso de composición llamado Marco dentro del marco, ayuda a que la atención se centre en un objeto; consiste en colocar el objeto de interés dentro de un marco natural como una ventana, una puerta, entre los árboles, etc.

Fotografía de Mauricio Artieda en Pexels
Fotografía de Pexels

Líneas

Otro recurso es usar las líneas, esto es porque las líneas te pueden ayudar a dar profundidad en una imagen y dirigir la mirada dentro de la fotografía, ayudando a que los que la miran puedan leer la imagen en el orden que tú quieres.

Observa el siguiente ejemplo:

Fotografía de Ansel Adams

En la imagen anterior, puedes notar las líneas muy bien definidas. Las líneas hacen que el espectador siga con la mirada en la dirección que parece marcar.

Fotografía de Miguel Virkkunen Carvalho
http://3lentes.com/puntos-de-fuga/

Las líneas que se dirigen hacia adentro de la fotografía pueden crear lo que conocemos como punto de fuga, y es ese lugar donde parece que se juntaran las líneas y que nos da la perspectiva y profundidad en la imagen. Puedes colocar tu centro de interés justo ahí.

En la imagen anterior, el punto de interés es la persona. Las líneas que se forman gracias la baranda del camino, nos ayudan a dirigir la mirada hacia el personaje principal.

El punto de fuga puede dirigirse al centro o a uno de los puntos fuertes que mencionamos en la regla de los tercios. Puedes encontrar estos puntos en pasillos, ríos, caminos, puentes, vía del tren, etc.

Acércate al objeto o personaje

Otro recurso de composición es acercarte al objeto de tal forma que no haya nada en la toma que distraiga de tu punto de interés. este recurso significa simplemente acercarte al objeto o persona.

Utilizar este recurso te ayuda a eliminar cualquier otro objeto que pueda quitar la atención de tu personaje principal.

Puedes utilizar también aquí la regla de los tercios y colocar algo interesante del objeto o persona en una de las líneas, como los ojos.

El personaje en un fondo que contraste

El protagonista puede llamar la atención cuando su color o figura contrasta con el fondo, o porque no hay otro objeto que pueda desviar nuestra atención.

Busca nuevos puntos de vista

Y por último te recomiendo siempre buscar nuevos puntos de vista. No sólo tomes fotos desde tu altura, trata de hacer fotografía en picada, es decir, tomar fotos desde arriba; o fotografías en contra-picadas, que quiere decir, tomar fotos desde abajo.

Tomar fotografías desde otro punto de vista, te dará opciones para mostrar tu espacio con otros ojos. Para tomar fotos en picada, puedes subir a un balcón, una montaña, etc.

Una fotografía en contra-picada, implica que el fotógrafo esté por debajo de los ojos del protagonista. Te dará una perspectiva diferente y más variedad en tus imágenes.

Con estas reglas y consejos para componer una imagen, estoy segura que tendrás imágenes increíbles que te ayudarán a mandar un mejor mensaje a tus visitantes.

La luz

Ahora quiero hablarte del elemento más importante que tienes al tomar una fotografía, aún más importante que tu cámara: La Luz.

Tips básicos para aprovechar la luz en tus fotografías

Observa la luz de tus espacios en diferentes horas del día, pues al cambiar los horarios, la luz natural y artificial es distinta, lo que cambia las formas y las sensaciones visuales de tu espacio.

La luz natural es gratis y abundante, pero para conocerla a detalle es bueno observar con detenimiento cómo es diferente según la hora del día y las condiciones climáticas.

Observa con atención la luz natural que llega a tu espacio pues no es lo mismo la luz de la mañana que la luz de la tarde. No sólo cambia su intensidad, sino también su dirección, y por lo tanto las sombras que proyecta.

También, dependiendo de la hora del día la luz del sol puede tener una tendencia de color distinta. Por las madrugadas, cuando apenas aparecen los rayos de luz, se puede ver un tono azulado; después hay una luz brillante dorada. Al medio día la luz tiende a parecer blanca, y por la tarde vuelve a tornarse dorada. Casi antes de anochecer puedes ver una luz azulada nuevamente. La intensidad de la luz y su color, se modifica también cuando está nublado.

Si necesitas tomar fotografías nocturnas, tómalas poco antes de que obscurezca, cuando todavía hay luz. Si cuentas con luz artificial en tu espacio, explora y observa cómo se ven las luces combinadas (natural y artificial).

Esta fotografía, tomada antes de que obscureciera. Se puede ver que han encendido todas las luces posibles del lugar para conseguir que la fotografía esté bien iluminada. Así se mezclan la luz natural y la luz artificial. Intenta varias veces hacer este tipo de fotografías pues puede que no salga la primera vez y la luz se vaya antes de que lo consigas. Si es así, trata otro día.

Te sorprendería saber que muchas de las fotografías que tú ves que supuestamente fueron tomadas por la noche, no fueron tomadas más allá de las 6 o 7 pm, cuando apenas está obscureciendo. Pues tomar fotos nocturnas requieren de un conocimiento más especializado del equipo, y muchas veces no contamos con él.

https://www.corazondechiapas.com/descubre/centro-ecoturistico-las-guacamayas/

Así que te invito a observar el espacio en horarios no tan obscuros y considerar si ese horario te puede ayudar a dar el ambiente que requieres.

Consejos finales

Por último quiero compartirte algunos consejos que, en mi experiencia pueden ayudarte muchísimo a la hora de tomar fotografías.

Tómate el tiempo de observar tu espacio con otros ojos.

Pregúntate:

¿Qué mensaje quiero que comunique cada imagen que voy a crear?

¿Qué atractivos turísticos son los principales?

¿Cuáles son los más bellos?

¿Qué actividades se pueden realizar?

¿A qué hora del día me gusta más cómo se ve mi espacio?

¿Qué características turísticas quiero que conozcan mis visitantes? Cuento con seguridad, mis espacios son privados, el comedor es espacioso, tengo buena ventilación.

También te puedes hacer preguntas que tienen respuestas más subjetivas:

¿Cómo se siente un visitante en mi espacio?

¿Cuál es la experiencia que debe tener mi visitante?

Elige el mensaje que quieres conseguir y ponte el reto de transmitirlo con imágenes. Asegúrese de elegir una imagen que muestre lo que su empresa es conocida y lo que lo hace único.

Muévete de lugar para observar. Puedes seleccionar lugares desde donde generalmente tus visitantes observarán tus espacios, pero también puedes experimentar otros puntos de vista.

La observación consciente te ayudará a encontrar elementos visuales distintos a la observación superficial. Además te permitirá estudiar el mensaje que puedes enviar a tus futuros visitantes para enamorarse. Recuerda que el fotógrafo, le recuerda a la gente que puede tomarse con calma la observación y disfrutar de la contemplación.

Observa los objetos que tienes en tu espacio y reflexiona ¿Cuál es su uso? ¿Es una elemento decorativo o tiene una función? Cada uno de los elementos que ves cuando es fotografiado, le va a comunicar algo a tus próximos visitantes. Observarlos con atención, pueden hacer que tomes decisiones como incluirlos o no en tus tomas fotográficas.

Prepara tus sesiones fotográficas con anticipación. El acto fotográfico empieza mucho antes de levantar la cámara. Requiere de una preparación previa.

A continuación te daré algunos consejos para prepararte previamente.

El primero paso, como ya hemos visto, es aprender a observar conscientemente el espacio. Y reflexionar sobre lo que queremos transmitir en nuestras imágenes.

Conoce y explora tu equipo fotográfico. Ya sea que cuentes con una cámara fotográfica o con un celular, intenta explorar lo más posible tu equipo. Cada uno de ellos tiene funciones particulares que pueden ayudarte a la hora de tomar fotografías más creativas. Si tienes una cámara fotográfica, procura iniciar con el modo Automático.

Explora el editor de fotografía de tu celular. Un celular también puede tener la opción de editar fotografías y modificar algunos de los valores una vez que has hecho la captura. Intenta jugar con los valores para conocerlos y así, saber qué puedes  hacer en post producción una vez que tengas la imagen.

Carga la batería de tu equipo y prepara el espacio disponible. Recuerda que usarás la cámara o el celular por bastante tiempo, debes estar seguro que no te faltará energía. También debes contar con espacio suficiente en la memoria para guardar todas las imágenes.

Aparta la hora y día para fotografíar como un momento especial. Elige la hora del día en que más te gusta cómo dibuja la luz a tu espacio. Avisa a todos los que trabajan en el lugar qué día y hora será la sesión de fotos. Pide a todos que vayan listos para ser fotografiados. También pasa que necesitamos que no haya nadie en algunos espacios para poder fotografiar y tener el tiempo suficiente para trabajar.

Prepara el espacio que vas a fotografiar. Haz una limpieza, acomoda los muebles, elimina lo que no quieres que sea visible, pon flores frescas, etc.

Prepara un equipo de trabajo con más personas. Para tomar fotografías de un espacio, puede que necesites de más personas que te ayuden. Ya sea como

asistentes que puedan mover un mueble mientras tú miras a través de la cámara cómo se ve en tal o en tal lugar. O para aparecer en las fotografías ya sea en su puesto de trabajo o fingiendo ser visitantes.

Avísales con tiempo de anticipación, ponte de acuerdo con ellos de la idea de la fotografía y así podrán estar listos para salir en la fotografía con la ropa y la presentación adecuada al mensaje que quieren enviar.

Por cierto, tener personas cómplices que fingen ser visitantes puede ser de gran ayuda, pues puedes pedirles que se coloquen en tal o cual lugar de tal forma que tu imagen salga bien compuesta, o le dé una idea a los receptores de la imagen de las actividades que pueden realizar en el lugar. Además les puedes pedir a tus  ayudantes, que usen la ropa adecuada al clima de lugar y les estarás dando información importante a tus visitantes.

Conseguir que la gente que aparece en tus fotografías tengan una actitud auténtica puede llevar tiempo, necesitan sentirse relajadas. Puede ayudar que realmente estén viviendo la experiencia. Pídeles que no miren a la cámara y trata de dirigirlas un poco. Hay que tener paciencia y divertirse.

Considera que puede ser que tus fotografías no salgan a la primera oportunidad. Tomar fotografías en un acto creativo que involucra técnica y reflexión. Puede ser que las primeras fotografías no consigan el resultado que esperas o puede ser que sí. De todas formas, una vez que tengas tus primeras fotografías puedes observaras con detenimiento y encontrar formas de mejorarla. Siempre puedes volver a hacer otras fotografías y disfrutar del proceso. Recuerda la práctica, hace al maestro.

Trata de contar una historia. Si ofreces un tour en tu espacio, cuenta la historia completa de la visita con imágenes. Toma fotografías de principio a fin, mostrando todo lo que ofreces. Toma fotos del transporte, la comida que se ofrece, los paisajes que verán, el tamaño del grupo, los guías, las actividades que realizarán. Lleva a los integrantes del equipo para que sean los modelos y pídeles que sonrían.

Si tienes una cámara o simplemente un celular inteligente, tienes en una excelente oportunidad para comunicar a tus visitantes con imágenes atractivas qué es lo que ofreces en tus espacios, también podrás contar una historia para que anticipen la experiencia que vivirán.

Practica la fotografía y experimenta cada una de las reglas de composición, sé perseverante hasta obtener las imágenes que mejor expresen tu mensaje. Recuerda que la práctica hace al maestro.

Comenta con facebook