Consultoría turística

Ejercicio. Mi impacto de llegada

Pocas veces puede usarse tan precisamente la palabra «nunca» como en la frase: Nunca tenemos una segunda oportunidad para hacer una primera impresión. 

¿Por qué trabajar en la primera impresión?

Ya sea consciente o inconscientemente, hacemos juicios sobre la personalidad, el profesionalismo, el carácter, la aptitud y el estilo de vida de las personas u organizaciones basados en las primeras impresiones. 

El diálogo de las organizaciones con el lugar donde viven expresa en gran medida lo que es y aspira ser. 

La fachada

La fachada es lo primero que percibimos al aproximarnos a una obra arquitectónica, muchas veces incluso antes de asimilar los volúmenes que tenemos enfrente. La textura, el color, su ligereza o pesadez, todo nos prepara para lo que encontraremos en el interior nada más traspasar su umbral, todo tiene una función en la formación de la opinión sobre las organizaciones que viven en ellos.

Para hacer tangible el sentido de lugar de una organización elige cuál sería la fachada ideal del edificio en el que aspiraría vivir y explica porqué. 

https://www.homify.com.co/libros_de_ideas/3085872/21-fachadas-cada-una-para-una-personalidad-diferente

El recibidor

Piensa en los toques distintivos que muestren el estilo de vida de la organización:

Para una organización extrovertida y sociable: Mezcla y experimenta con accesorios, colores y movimiento. Considera que el espacio debe ser capaz de acoge invitados que llegarán. Pon suficientes sillas y bancos.

Para una organización introvertido e intelectual: Usa decoraciones monocromáticas, con un estilo homologado, funcional y seguro. Sin grandes riesgos.

Para una organización natural y ecológica: Siente cerca la naturaleza mezclando de  vidrio y maderas, usa muebles reciclados o restaurando y colores suaves. Detalles como velas, incienso y cojines de diferentes texturas y tonalidades relajantes.

Para una organización clásico y elegante: Busca detalles que encajen con la tranquilidad, muebles antiguos, dorados, rojos. 

El saludo

Parece que en 30 segundos nuestra mente cree que se ha hecho una idea clara y que puede sacar conclusiones sobre una persona. Según los resultados del etudio de profesor Chaplin, las mejores fórmulas para saludar la mano son:

De guante, que consiste en dar una mano y cubrir el saludo con la otra mano. Esto significa confort y seguridad para el interlocutor. 

De empuje, que implica mover las manos en sentido horizontal, señalando felicidad y muestra su energía positiva.

De prisa, ser apresurado al saludar indica que no hay tiempo que perder y se busca pasar a la acción. 

De ganador:  cuando la persona a cargo asume el control apretando y colocando su mano por encima de la otra persona apuntando al suelo se demuestra jerarquía. 

De igual: ambas manos están en posición vertical creando una sensación de respeto mutuo donde ninguno domina o se somete. 

Related Articles