Expresiones personales

La organización hecha persona

Las expresiones personales se relacionan con la capacidad que tienen las organizaciones para transferir atributos de personalidad y carácter a sus interlocutores.

¿Por qué vincular tu organización con un arquetipo de personalidad?

Reconocer la identidad arquetípica de una organización es una de las cuestiones más relevantes de la planeación y un paso fundamental para conformar una marca sólida y una organización exitosa, pues no sólo le permite comunicarse con sus interlocutores internos y externos de forma efectiva, sino que le da la posibilidad de desarrollar un estilo organizacional congruente y consistente.

Cuando manifestamos favoritismo o repulsión hacia una organización, en general no estamos sólo hablando de esa organización, sino de nosotros mismos, de nuestras preferencias y nuestra postura ante el mundo.

¿Qué es un arquetipo?

De acuerdo con Jung, los arquetipos son manifestaciones de pautas de comportamiento, de conformaciones energéticas o configuraciones de pulsión que nos permiten integrar lo consciente de lo inconsciente de la naturaleza humana.

Son imágenes primordiales cargadas de energía vital, marcos básicos en los que la forma y el fondo son parte de lo mismo, que ordenan la tensión entre lo racional y lo intuitivo.

Son paradigmas de carácter universal arraigados en la psique colectiva y representan una concepción compartida que podemos asimilar fácilmente, pues no se ocupan del contenido voluble y cambiante a partir de eventos específicos, sino de dar forma a una significación unificadora de las tramas personales que convergen en cada personaje.

De acuerdo con Franzen & Moriaty, una identidad comercial metafórica –o arquetípica– genera un efecto de espejo, e integra el complejo sistema de decisiones interrelacionadas y relaciones que crean conciencia, visibilidad y significados que identifican y distinguen un producto, empresa, organización o destino frente a sus competidores.

¿Cuáles son los arquetipos que plantea el modelo de alineación circular idyd?

Para definir las expresiones arquetípicas de una organización, el modelo idyd, propone veinte arquetipos a partir de los cuales cada organización puede encontrar sus manifestaciones personales. Para saber más sobre sus características o cómo utilizarlos, lee el artículo expresiones personales de una organización con sentido.

Recomendaciones para identificar un arquetipo de personalidad para tu organización

Idealmente el ejercicio se lleva a cabo en un formato de taller en el que participan el grupo de personas que inciden en la organización. Esto asegurará que sea más rico y que los distintos actores comprendan y apropien de las características que se definan, aunque puedes practicarlo de manera personal.

Recuerda que no estás definiendo las características de los interlocutores o clientes o miembros de la organización, sino a la organización misma.

Para realizarlo en formato de taller se requiere seleccionar un moderador general y uno por grupo. Es deseable que el moderador general sea una persona ajena al grupo interno para que todos los integrantes del equipo puedan participar sin distraerse.

Se utilizan hojas carta, hojas de rotafolio, postits y plumones de colores facilitando el mapeo emocional y simbólico en un ambiente relajado y creativo. Lo más importante es aplazar el juicio sin valorar los comentarios de los participantes y dejar que la mente de cada uno reflexione libremente y se exprese sin bloqueos.

Para despertar la creatividad relájate, siente, diviértete y toma tu tiempo. Puedes aromatizar tu ambiente con menta, para que despierten tus sentidos.

Los 5 pasos para identificar la personalidad arquetípica de una organización con sentido

Estos cinco pasos se realizan de forma iterativa. Puedes comenzar desde cualquiera de ellos y regresar una y otra vez hasta lograr construir un personaje que facilite la congruencia y comprensión arquetípica de tu organización.

  1. Imagina a la organización hecha persona
  2. Caracteriza al personaje utilizando las preguntas clave
  3. Compara las características en el cuadro de refuerzo
  4. Identifica los atributos que encontraste y asociarlos con un arquetipo personal.
  5. Conforma la ficha personal de tu organización

1. Imagina

Imagina que la organización es una persona que de pronto entra por la puerta, que camina y se presenta ante ti. Imagina que tu proyecto, producto u organización es una persona que de pronto entra por la puerta, camina y se presenta ante ti.

Concéntrate y deja que tu mente la convoque. Si te es necesario cierra los ojos para imaginar que llega y obsérvala. A algunas personas les sirve suponer que tienen una varita mágica que actúa a partir de un conjuro que la llama: menciona el nombre de la organización y dile “________ manifiéstate como persona”. Esto le ordenará a tu mente que la imagine.

2. Caracteriza

Responde las siguientes preguntas de manera libre. Puedes utilizar la metodología de mapas mentales para ordenar tus ideas colocando el nombre de la organización en el centro del mapa.

  • ¿A quién se parece esa persona y por qué representa a tu organización?
  • ¿Cómo se viste? ¿De qué edad es? ¿De qué tamaño relativo la percibes?
  • ¿Qué le distingue frente a otras personas incluyéndote?
  • ¿Cómo se comporta frente a ti o frente a un grupo de colaboradores o clientes?
  • ¿Cómo se relaciona con los demás? ¿Cómo se comunica?
  • ¿Cómo es su lenguaje corporal?

3. Compara

Las preguntas inversas te servirán para descartar lo que no es la organización para  definir con más claridad lo que si es, y las preguntas de apoyo te servirán para afinar los  detalles.

Es momento de comenzar a anotar los resultados de las preguntas clave en un formato que te permita borrar, cambiar y ajustar las respuestas en la medida en que construyes el arquetipo que alineará la personalidad de tu organización.

Pregunta clave Pregunta inversa Preguntas de apoyo
¿Cómo es? ¿Cómo no es? ¿Cuál es su edad o momento de vida, género, altura, postura?
¿A quién se parece y por qué? ¿A quién no se parece? ¿Qué actor, artista, personaje histórico?
¿Cómo se viste? ¿Qué atuendo nunca utilizaría? ¿De qué color, de qué textura, con qué detalles?
¿Qué le distingue? ¿Qué es igual a todos los demás? ¿Color, sabor, personalidad, características físicas, emocionales, sensoriales?
¿Cómo se comporta frente al grupo? ¿Cómo no se comportaría? ¿Cómo entra, cómo camina, cómo se mueve?
¿Cómo se relaciona con los demás? ¿Qué es lo que nunca haría? ¿Cómo saluda, cómo habla, cómo mira y a quién?
¿Cuál es su nahual o animal protector? ¿Qué animal no tiene nada que ver con ella? ¿Cómo se mueve, cómo se alimenta, cómo apoya a sus crías o protegidos, qué representa?

Revisa las respuestas de todas las preguntas y si algo no te parece consistente, regresa y revisa cada cuestión para que todo esté alineado. Puede ser que eso que pareció no checar en un primer momento sea precisamente lo que define a todo lo demás.

4. Identifica la postura central

Después de haber imaginado a la persona que puede representar el ser de tu organización, relaciona su postura central con un arquetipo de personalidad.

Si la organización tuviera que presentarse ante el mundo en una palabra, diría SOY __________ (atributo central). Elige una sola opción en el gráfico que te presentamos al principio de este ejercicio, en este te ayudará a comprender cómo se relacionan, qué tienen en común y cuáles son sus opuestos.

  • Los arquetipos que tienden hacia el cambio y son más flexibles están más arriba, los más controladores, relacionados con el status quo están hacia abajo.
  • Los que están más orientados hacia sí mismos o al autoconocimiento, están a la izquierda y los más orientados a la comunidad, que buscan pertenecer a la derecha.

Lo más común es que estés indeciso entre dos o tres arquetipos con orientaciones similares. Suele suceder que al principio, tu decisión esté vinculada con alguno de los cuadrángulos de la gráfica y que tengas que tomar decisiones puntuales para elegir y afinar la personalidad específica de tu organización. 

Estudia las características, el tipo de personajes y marcas asociados con cada arquetipo para decidirte por uno solo, que será el arquetipo de base de la marca de tu organización. Esta es una decisión que marcará el estilo de vida de la organización e idealmente alineará a quienes se acercan a ella, ten en cuenta que también repelerá a quienes no se sientan cómodos con este tipo de personalidad.

5. La ficha

Conforma la ficha personal de la persona-organización actuando como su representante. Apóyate en el artículo expresiones-personales.

Nombre de la organización Nombre de la organización
Arquetipo relacionado  Soy
Mensaje principal  
Asociaciones personales  
Animal de poder  
Atributos  
Aspiración  
Sentido póstumo  
Características  
Forma de relacionarse  
Estilo de comunicación  
Propuesta de valor  
Marcas afines  
Lugares afines  

Continúa donde te quedaste

¿Todava no conoces nuestro campus digital? ¡Explóralo aquí!

Comenta con facebook

small_c_popup.png

Aviso importante

Como parte de los esfuerzos del equipo de identidad y desarrollo y para continuar ampliando nuestra comunidad, el campus digital idyd ha migrado a una nueva dirección web.

Todos los contenidos a los que te has inscrito seguirán disponibles con tus mismos datos de acceso a en la página https://campusidyd.com.