Microdosis FYA: Recomendaciones para un Programa de Formación Efectivo y Divertido

Por Patricia López

Aquí, creemos que se puede y se debe perder ignorancia todos los días, que podemos aprender (juntos) todos los días. Estamos convencidos que todas las personas pueden enseñar desde su experiencia, que solo practicando se aprende y que en la práctica de estas líneas está la clave del desarrollo sustentable.

En Identidad y Desarrollo, predicamos con el ejemplo y como mucha de nuestra experiencia está en la formación y aprendizaje (FYA), hemos preparado para ustedes microdosis de cómo hacer que sus programas de formación sean más efectivos y divertidos. Y como dijimos que el aprendizaje nace, vive y se desarrolla en la experiencia; nuestras microdosis de formación y aprendizaje siempre estarán basadas en experiencia: Diplomado de Formación para Jóvenes Indígenas en materia de Protección, Salvaguardia y Desarrollo de sus Culturas y Patrimonio Cultural.

Nuestro sueño es el de muchos. Ubica a quien comparte tu sueño. Coincide con aquellos que comparten la causa que quieren llevar adelante. Busquen a sus medias naranajas. Sinergia, sinergia, sinergia. Nosotros encontramos a dos instituciones y personas igual de enamoradas en desarrollar proyectos con un sentido de trascendencia: la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), el Centro de Cooperación Regional para la Educación de Adultos en América Latina y el Caribe (CREFAL) y 103 jóvenes en Pátzcuro, Michoacán. ¿A quiénes buscarán ustedes?

diplomado2

Actívense. Definan que desean de su programa de formación. Para nosotros en el diplomado, en pocas palabras, como diría Henry Rosso, queríamos que los jóvenes aprendieran que obtener fondos es mucho más que pedir dinero es invitar a otros a invertir en nuestros años, es la sutileza de ayudar a otros a desubrir el gozo de dar; que entendieran de forma significativa que un proyecto no existe solo porque está desarrollado en papel y que éste siempre debe incluir a la comunidad para que tenga una vida propia y sustentable. En más pocas palabras, estrategias de procuración de recursos y fuentes de financiamiento para proyectos culturales comunitarios.

 

Enamoren. Nosotros nos enamoramos con las exposiciones que hicieron Juan Carlos Salvador, Juan García Chávez, Eder Alonso Delgado y Arturo Castelán de sus experiencias exitosas desarrollando proyectos culturales durante el diplomado. Y así como ellos nos conquistaron, ustedes deben de enamorar a las personas que participen en su programa de formación y como decía Castelán. “Si no están enamorados, busque otra cosa porque para que les vaya bien, necesitan estar enamorados de lo que hacen”. Enamoren con sus actividades, sus técnicas didácticas y sus materiales de formación. Hay que hacer materiales atractivos para que sean 12180915_10100122116585190_1980579193_oleídos, que inviten a no soltarlos y que provoquen no quitarles el ojo de encima. Sea un manual o una presentación de powerpoint para un auditorio de 103 jóvenes provenientes de 54 pueblos indígenas de 23 entidades de la república mexicana, de 20 o de 5. También enamoren a su equipo con su contenido. Esto requiere acompañamiento, aunque esto signifique, como para nosotros dos días enteros de preparación con los facilitadores que acompañaría a los jóvenes durante las mesas de trabajo que se realizaron del 17 al 19 de octubre en CREFAL. Esto hace la diferencia entre un diplomado efectivo y divertido y uno que no.

Hagan Trampa. Hay que desarrollar un ambiente para que las personas aprendan, para que caigan todos los 20 que necesitamos que caigan en su lugar. ¿Cómo? Con presentaciones que incluyan a las personas que los están escuchando, con actividades sorpresa que inviten a reflexiones que pocas veces encontramos, actividades en donde se aproveche la oportunidad única de trabajar colaborativamente. Recuerden que lo que en la escuelita era trampa, en la vida fuera del aula, se llama colaboración y la colaboración es explosiva. Junta dos, tres, cuatro, cinco cabezas y voluntades y pum, aprendizaje por doquier.

Preparen Pequeñas Dosis de Aprendizaje para que sea Significativo. Dejen pausas entre una lección y otra. Esto da tiempo al hipotálamo para guardar en el cuerpo, todo lo aprendido y de tomar café. Con esto, nuestra dosis de hoy ha terminado, ¡Hasta el próximo artículo o hasta que nos visiten en uno de nuestros talleres! ¡A tomar café se ha dicho!

 

¡Si te gusta comparte!
Publicado en Articulos y etiquetado , , , , , .