El proceso administrativo y el gestor cultural

La empresa es una organización  que  está formada por elementos humanos, materiales y financieros y cuyo objetivo es conseguir un beneficio económico o comercial buscando también satisfacer una necesidad de una comunidad.

Para toda empresa es muy importante la aplicación del proceso administrativo.

Partimos de la base de que el proceso administrativo es un sistema formado por dos etapas y cuatro fases.

La etapa mecánica; en la que se encuentra las fases: planeación y organización. Y la etapa dinámica; en la que se encuentra las fases: dirección y control.

Antes de hablar de lo que es la planeación debemos decir que hay tres tipos de la misma:

  • Estratégica
  • Táctica o funcional
  • Operativa.

En la planeación, prevemos futuros escenarios, determinamos los objetivos y resultados que deseamos obtener, así como las metas a alcanzar y el presupuesto de gastos e ingresos que se va a aplicar, buscando optimizar los recursos para  minimizar riesgos. Esta fase la realizamos no solo en la empresa sino también en nuestras actividades personales, tal vez  inconscientemente, pero planeamos nuestro día.

La organización es la estructura de la empresa en la cual participan los trabajadores, funcionarios y técnicos, así como los materiales y recursos financieros que se utilizan, también se determinan las relaciones que deben darse entre las jerarquías, funciones y obligaciones individuales necesarias en un organismo social para su mayor eficiencia.

En la dirección está el líder de la empresa, este impulsa, coordina y vigila la realización eficaz y eficiente de las tareas encomendadas a cada uno y al grupo del organismo social, con el fin de que todas las partes realicen en tiempo y forma las responsabilidades correspondientes. El líder al impulsar lo hace asertivamente esto es buscando siempre predicar con el ejemplo, teniendo  la capacidad de hacer. De nada sirve hacer cosas si no evaluamos su proceso para saber si vamos por el camino correcto o nos detenernos para revisar en dónde vamos mal y corregir la falla. 

La fase del control, establece sistemas que al final permiten medir los resultados en relación con los esperados así veremos si cumplió con lo planeado.

Este es el proceso administrativo que se aplica también en las empresas culturales e industrias culturales y creativas, así como los proyectos que el gestor cultural propone para mejorar o satisfacer una necesidad personal o comunitaria.

En la que apliquemos, prevemos futuros escenarios, determinamos los objetivos y resultados que deseamos obtener, así como las metas que se quiere alcanzar y el presupuesto de gastos e ingresos que se va a aplicar, buscando optimizar los recursos para  minimizar riesgos. Esta fase la realizamos no solo en la empresa sino también en nuestras actividades personales, tal vez inconscientemente, pero planeamos nuestro día.

Para saber que son las empresas culturales veamos lo que nos dice la UNESCO  de ellas, son:

Aquellas que forman parte de sectores de actividad organizada que tienen como objeto principal la producción o la reproducción, la promoción, la difusión o la comercialización de bienes, servicios y actividades de contenido cultural, artístico o patrimonial.

Y la definición de la UNESCO de las industrias culturales e industrias creativas,

Son aquellos sectores de actividad organizada que tienen como objeto principal la producción o la reproducción, la promoción, la difusión y/o la comercialización de bienes, servicios y actividades de contenido cultural, artístico o patrimonial.

Pero no siempre el Gestor Cultural buscara hacer una empresa Cultural o una Industria creativa, sino que  propone por única vez  un proyecto artístico o cultural, que con su  esfuerzo y en un tiempo determinado pueda crear un producto o servicio que  sea capaz  de resolver un  problema y  de satisfacer  las necesidades.

La palabra proyecto de acuerdo al Dr. Carlos E. García Martínez nos dice que,

Alude a la representación en perspectiva de una idea o concepto, el término se refiere a un conjunto de actividades concretas interrelacionadas y coordinadas entre sí, que se llevan a cabo con el fin de realizar determinados productos o servicios, capaces de satisfacer necesidades  y resolver problemas. El Proyecto Artístico, debe entenderse como un ejercicio de la inteligencia y de la sensibilidad mediante el cual el hombre imita o expresa lo material o lo invisible, valiéndose de la materia, de la imagen o del sonido. en cambio, un proyecto cultural es aquel que aplica metodologías, maneja energía humana, y posee rasgos distintivos, espirituales, materiales e intelectuales o afectivos de una sociedad o grupo social, que comprende los estilos de vida, las formas de convivencia, los sistemas de valores, las tradiciones y las creencias. Una característica de los proyectos culturales es su gran flexibilidad para adaptarse a diferentes contextos y circunstancias, puesto que incorpora variables de muy difícil control y a veces se conduce por caminos de lo intangible.

Dr. Carlos E. García Martínez.- Cómo elaborar un proyecto cultural, y no frustrarse si no lo seleccionan. – Conaculta.

Proceso administrativo

Ahora es momento de definir quien  hará la propuesta, para formar una empresa cultural, una industria artística y creativa o a ejecutar un proyecto cultural que satisfaga necesidades de la comunidad, y ese personaje es el gestor cultural, y entonces nos preguntamos, ¿cuál es el perfil y las capacidades que debe de tener?

Bien, según nos dice Margarita Mass Moreno en su libro Gestión Cultural, Comunicación y Desarrollo, que entre los perfiles esta:

Ser un Agente especializado en el Campo de la Cultura.
Un individuo que ha construido su sentido de identidad.
Que posee una estructura interna rica de componentes,(su capital cultural).
Que tiene habilidades y destrezas comunicativas, habilidades para generar procesos de estimulación, conectividad y consistencia permanente en todas sus funciones.
Que tiene habilidades y destrezas comunicativas, habilidades para generar procesos de estimulación, conectividad y consistencia permanente en todas sus funciones.
Así como poder desarrollar una cibercultura básica.
Capacidad de liderazgo, inscripción, arraigo, conocimiento y soporte comunitario. Tiene capacidades y saberes específicos y necesarios para la Gestión Cultural. Capacidad de planeación, sensibilidad artística, asumir el reto de desarrollar otras capacidades, ante el tiempo crítico en que vivimos, tener creatividad y sensibilidad , desarrollar sensibilidad estratégica, para la búsqueda de la viabilidad económica, social, política y artística, pero sobre todo tener Creatividad e innovación.

Margarita Mass Moreno Gestión Cultural, Comunicación y Desarrollo, Col. Intersecciones Núm. 16 Conaculta

Aunado a lo anterior veamos cuales son las capacidades del gestor cultural que siendo un emprendedor y líder;

Diseña, lanza y pone en funcionamiento un negocio, partiendo de una innovación. El emprendedor es un empresario creativo  que innova; además de formar una empresa, tiene una idea que convierte en  un proyecto que satisface una necesidad de interés personal y comunitario, la desarrolla, asumiendo y preparándose para correr los riesgos que conlleva, teniendo la capacidad y herramientas para superarlos.

Todo proyecto afecta una comunidad; por lo que el emprendedor debe ser  nos dice el Prof. José Rivera de la Pontificia Universidad Católica de Chile, en primer lugar,

Asertivo contar con la capacidad para comunicar sus ideas con claridad. Se trata de tener una capacidad por medio de la cual se haga entender y que el resto entienda lo que usted quiere o desea desarrollar. La asertividad se manifiesta tanto en lo oral como en lo escrito, como en la capacidad de poder presentar sus ideas. Esto involucra una serie de aspectos que un buen emprendedor o un buen empresario debe de preocuparse. Saber hablar, saber exponer, poder expresarse con claridad.
En segundo lugar, la capacidad de sumar voluntades, de buscar centros de convergencias, de no ser una persona que diverja, o qué separe opiniones del resto. Que tenga capacidad para convocar para sintetizar, para invitar. Es una capacidad que se puede conscientemente desarrollar.
En tercer lugar, un buen emprendedor o empresario debe ser una persona inspiradora. Una persona que se apasione con lo que es su empresa. Que sea capaz de proyectar esta inspiración y esta pasión hacia todos quienes conforman su grupo de trabajo.
Cuarto, una gran capacidad de ejecución, capacidad de hacer, capacidad de realizar. No basta en una empresa con tener buenas ideas. Se trata de poder llevarlas a cabo y de traducirlas en realidad. Finalmente, resiliencia. Como aquella capacidad que todo buen empresario o emprendedor tiene entendida cómo el poder sobreponerse ante fracasos, situaciones difíciles, o definitivamente cosas que no salen como las tenía prevista.

Concluimos, que, basado en el principio de universalidad es importante que el gestor cultural conozca y aplique el proceso administrativo en la puesta en marcha y durante el desarrollo de una idea que da forma a una empresa, industria o proyecto cultural con el fin de lograr los objetivos planeados, políticas y metas que proporcionan bienes y servicios artísticos y culturales, implementando  estrategias que impacten en  la comunidad para propiciar su desarrollo socioeconómico.

Comenta con facebook

small_c_popup.png

Aviso importante

Como parte de los esfuerzos del equipo de identidad y desarrollo y para continuar ampliando nuestra comunidad, el campus digital idyd ha migrado a una nueva dirección web.

Todos los contenidos a los que te has inscrito seguirán disponibles con tus mismos datos de acceso a en la página https://campusidyd.com.