Sobre el emprendimiento o programa

Es importante preguntarnos antes de empezar a escribir, qué es lo que quieren saber las personas que nos pueden apoyar, comprar o patrocinar sobre nuestro emprendimiento o proyecto. Muchas veces lo que nosotros contamos de lo que hacemos puede quedar solo en anécdotas, lo cual puede ser muy interesante para una conversación, pero no explica que es realmente lo que hacemos. Ahora bien, es tal la variedad de programas culturales que es imposible dar una receta.

Por supuesto el propósito del proyecto o emprendimiento encabeza la lista.

La calidad con que se realizará o se realiza el proyecto es muy importante. Quiénes son los encargados o el encargado de realizarlo. Señalar si ya se tiene experiencia. Enunciar también si hay otros participantes, por ejemplo en una compañía de teatro o si se trata de baile o danza, si es en favor de niños o jóvenes, si es un colectivo o grupo artesanal, etc.  

En donde se sitúa este emprendimiento o programa, aporta algo a la zona, a la región, a un grupo específico.

Si únicamente nos queremos presentar, en esta presentación inicial no se habla de dinero. Si lo que queremos es vender un servicio, como por ejemplo ofrecer un curso de teatro a un colegio privado, clases de música, clases de artesanías, entonces si es importante pensar en el costo y definir si es por persona o por grupo.

No hay que olvidar que las cuotas de recuperación, son válidas y fortalecen las finanzas.

Por otro lado la parte legal y fiscal tiene valor, para esto es recomendable analizar si se desea tener una Asociación Civil (A.C), Sociedad Civil (S.C), o si se quiere tener el status individual de profesionista. Cada vez más es necesario otorgar algún recibo o factura. Hay casos en que se prefiere Pymes o algún otro esquema.

En caso de Casas de Cultura estatales, verificar la normativa que los rige.   

En mi opinión, la importancia de contar con una figura legal, es que usualmente, se tiene más confianza en ellas, que en una persona, sin importar si la Asociación o Sociedad Civil, es en realidad una sola persona. También recomiendo que cuando se realicen estos trámites se tome muy en cuenta si es el proyecto de una persona, tal vez con amigos, pero que realmente no están tan comprometidos. Tomando esto en cuenta esto, decidir los porcentajes de participación o hacer esta Asociación con familiares o personas de toda confianza. Esto es para que al ser exitosa, realmente tenga ganancias la persona que le ha metido todo el trabajo. Esto no viene en un libro, es experiencia.

Para solicitar la deducibilidad a la cual tienen derecho las Asociaciones Civiles, las Sociedades civiles o la Instituciones de Asistencia Privada, es necesario tomar en cuenta, que si bien se pueden dar sueldos no se pueden obtener ganancias. Los trámites son ciertamente difíciles, pero superables. Lo que es importante es tomar en cuenta si la organización está lista para enfrentar esta fase. El hecho de que no se puedan obtener ganancias, es porque  al menos que sea consensuado, nadie le dona dinero a un negocio.

Filantropía

Las organizaciones sin fines de lucro que apoyan diversas causas, han sido desde muchos años en México un pilar para la solución de problemáticas sociales específicas. Su desarrollo inició sobre todo a partir de 1985. Anteriormente a ello las organizaciones se centraban en problemas asistenciales, es decir, salud, ancianos o atención, educación, alimentación y cuidados a personas de clases sociales desprotegidas.

Si bien este tipo de organizaciones han continuado con este importante trabajo, se han ampliado los apoyos a otros campos que optimizan la calidad de vida de las personas. Para que esto pudiera ser logrado se fueron ampliando poco a poco los campos reconocidos por la legislación, como aptos para recibir el beneficio de la deducibilidad.

La educación formal pasó a ser parte de este este grupo, educación desde la primaria, hasta niveles universitarios. La investigación científica y tecnológica tan importantes para el país, pudieron acceder a mayores fondos. Se inició más tarde la promoción de las bellas artes, un campo ciertamente inherente a la sensibilidad del país. Al seguir viendo amenazadas áreas naturales como ríos, selvas y, manglares, entre otros se permitió la preservación y protección de flora y fauna. Finalmente las organizaciones que apoyan y protegen derechos humanos, entraron en esta lista. 

Estas organizaciones han recibido donativos y apoyos, después de haber realizado todos los trámites y cumplir año con año con lo dispuesto por las autoridades. Los donativos han sido tanto de la iniciativa privada como fondos gubernamentales asignados a estos fines.

Ante todas las causas que son apoyadas por personas, empresas o instituciones, es fácil ver que es necesario presentar proyectos y programas que realmente aporten  sustantivamente a la calidad de vida de las personas, comunidades o al desarrollo del país.

Se pueden poner ejemplos fáciles de entender, así, el desarrollo de un programa de becas impulsaran estudiantes que pueden alcanzar destrezas que les permitan realizar investigaciones que produzcan adelantos en ciencia y tecnología. Un programa de alimentación infantil beneficiará la salud de niños y niñas.  Los programas a favor de la ecología pueden regenerar áreas dañadas y mejorar las condiciones de vida y salud de una comunidad. Los programas de arte y cultura aportan un sentido de creación en las personas y tal vez la posibilidad de mejorar el entorno en el que viven.

Estos resultados a mediano y tal vez a largo plazo reciben el nombre de impacto. Para medirlos, es necesario esperar un tiempo, y en el presente solo lo se pueden proponer indicadores que midan la variable  del desarrollo deseable, dadas las condiciones a mejorar y las acciones que se llevarán a cabo.

Si  bien esta metodología muestra el futuro que se logrará a través del trabajo de las organizaciones y esto solidifica la causa, muchas veces presenta problemas metodológicos difíciles de entender para las personas que reciben las propuestas.

Aline Gras, desarrollo de programas de procuración de fondos

El efecto, que es la cantidad de acciones y el número de personas que recibirán el beneficio, es fácilmente comprensible. Pero para dar un mayor peso a estas cifras se puede narrar lo que se conoce como Storytelling, es decir una breve reseña de la experiencia, del benéfico o de los avances personales o de la comunidad.  Normalmente todas las organizaciones han tenido un trabajo previo y los participantes pueden ofrecer estas reseñas.

Si quieres conocer más sobre el tema puedes explorar el curso Storytelling de Mariana Viramontes,

Para esta técnica es posible hacer preguntas detonantes en función de la actividad que se realiza. Storytelling se está convirtiendo en una nueva práctica que definitivamente al tener rostro humano está teniendo mucho éxito.

No es necesario que estas reseñas sean largas, deben ser enfocadas al cambio que se realiza en las personas y las comunidades. Tampoco es necesario que sean muchas, o sean muy largas para léelas todas. Lo importante es poner a las personas al frente de los beneficios y saber que estas historias son reales y, sobre todo, llevan a una mejor realidad.

Comenta con facebook