Comunicación efectiva y afectiva

Comunicación efectiva y afectiva

Dinámica de la comunicación

La mayor parte de las personas entendemos de manera casi instintiva que la comunicación es un intercambio de información entre alguien que la envía y alguien que la recibe.

Sin embargo la comunicación humana es un fenómeno complejo y dinámico que está sujeto a los cambios de pensamiento de las personas, a las modificaciones del lenguaje que  la cultura que incorporan significados de otras culturas a través del tiempo y a los efectos que la misma dinámica del proceso va provocando en los individuos o grupos que interactúan.

en general, en establecer comunicación con un propósito de entendimiento para lograr algo en común por medio del mensaje que se intenta compartir.

Ya decía Antonio Paoli hace algunas décadas que los seres humanos intercambiamos ideas, significados y valores de distintos modos, utilizando señales, gestos imágenes y palabras habladas o escritas.

A diferencia de la comunicación agresiva, que es un estilo violento tanto verbal como gestual, en el que no se respetan los derechos de los demás y el emisor quiere imponer sus puntos de vista ya sea de forma abiertamente provocadora o sarcástica.

O la comunicación pasiva, que es un estilo en que por tratar de agradar a los demás o no entrar en conflicto, el emisor no dice lo que se piensa, siente o necesita y no se respeta a sí mismo, lo cuál suele terminar en estrés, deseo de venganza, tristeza, resentimiento o victimización.

La comunicación asertiva es un estilo que nos permite expresar nuestras opiniones, gustos, deseos y valoraciones de forma positiva, transparente y abierta, sobre la base del respeto mutuo, lo que necesariamente implica conocerse a sí mismo y saber escuchar a los demás.

No sólo se trata de lo que se dice, sino de cómo se dice y de cómo se escucha.

Para comunicarte asertivamente,

Enfrentarte con tus necesidades y deseos, con tus posibilidades y tus limitaciones; expresa lo que quieres, esperas y puedes de forma explícita y respetuosa, escucha con atención y empatía a los demás, encuentra acuerdos de ganar-ganar y examina lo que observas para seguir intentando mejorar tu comunicación, pues desaprender fórmulas equivocadas para aprender nuevas maneras de hacer las cosas requiere saber, querer y practicar.

La vieja consigna que decía: “eso no se piensa o no se siente y mucho menos se dice”, es un antídoto contra la comunicación asertiva.

Antes de tratar de comunicar algo, identifica claramente tus necesidades, tus deseos, tus tiempos… enfréntate a ellos y aceptalos. Puedes decidir ir por ellos, preferir dejarlos para otro día o incluso no estar de acuerdo contigo, pero eres el único que vive dentro de ti, de manera que eres el único que puedes decidir qué te significan a ti las cosas para decirle a los demás lo que te gusta, lo que te disgusta, lo que temes, lo que te anima y lo que te hace feliz… o infeliz… y lo que consideras correcto y oportuno en cada caso.

Decirte a ti mismo lo que piensas y lo que sientes es el primer paso para comunicarte asertivamente.

Empieza por decir lo que quieres y esperas, lo que te gusta y te disgusta en las pequeñas cosas.

Para ser un buen comunicador también es fundamental aprender a escucharte y a los demás.

Ser un buen escucha implica tener una actitud abierta, controlar tus propios pensamientos y sentimientos para no interrumpir lo que escuchas desde dentro de tu propia cabeza y caer en la tentación de pensar en tus respuestas mientras el otro se expresa.

Para ser un buen comunicador también es fundamental aprender a escucharte y a los demás.

Ser un buen escucha implica tener una actitud abierta, controlar tus propios pensamientos y sentimientos para no interrumpir lo que escuchas desde dentro de tu propia cabeza y caer en la tentación de pensar en tus respuestas mientras el otro se expresa.

Si cuando la otra persona quiere expresarte algo opones resistencia, le das el avión, lo tiras a loco o evidencias tu falta de interés, difícilmente lograrás que el otro fluya y será complicado que puedas conocer lo que opina y siente.

Escuchar activamente no quiere decir que estés de acuerdo con lo que los demás expresan, pero ser empático poniéndote en sus zapatos te permitirá conocer dónde está parada la otra persona con respecto a dónde estás tú y llegar a un acuerdo.

La comunicación asertiva no significa que siempre te salgas con la tuya, o que hagas exactamente o que quieras, mucho menos que los demás tengan que hacer lo que tú quieres,

vivimos en un mundo social en que es fundamental llegar a acuerdos, y reconocer que nuestra libertad y nuestra autonomía terminan donde empieza la de los demás. Se trata de decir lo que piensas y sientes, así como escuchar lo que los demás piensan y sienten, sin juzgar o interpretar, para llegar a acuerdos de ganar-ganar.

Los acuerdos de ganar-ganar son aquellos en que las partes que negocían están dispuestos a ceder para que el otro gane sin comprometer lo que verdaderamente les importa.

Examina lo que observas, hueles, sientes o escuchas, percibe tus estados de ánimo y los de los demás.

Seguro te enfrentarás con personas que no quieren o no son capaces de escucharte por más asertivo que quieras ser. Sigue intentando. Ten paciencia. Habla sobre la asertividad y la empatía, observa tus reacciones y emociones, está atento a las reacciones y emociones de los demás.

Comunicación efectiva y afectiva

Si sientes que tus manos se cierran y se ponen tensas, lo más seguro es que estés enojado, pues cuerpo envía sangre a tus manos. Di: estoy enojado.

Si tus piernas se preparan para huír, es muy posible que tengas miedo, dí: tengo miedo.

Si tu cuerpo se encurva y quieres aislarte del mundo es que eso te produce dio tristeza: di: siento tristeza.

Si frunces la nariz como para no oler eso te produce disgusto. Dí, eso me disgusta.

Si sientes que se tus pupilas se abren estás sorprendido. Di: eso me sorprende.

Si sonríes y asientes con la cabeza, significa que eso te gusta y te pone alegre. Dí, me gusta, eso me provoca alegría.

Si quieres acercarte, y te genera confianza y complacencia la persona o a la situación que estas viviendo, eso es amor… algunos también le llaman a eso felicidad. Dí te amo, me siento feliz contigo o con ésta situación.

La comunicación asertiva es un estilo que nos permite expresar nuestras opiniones, gustos, deseos y valoraciones de forma positiva, transparente y abierta, sobre la base del respeto mutuo, lo que necesariamente implica conocerse a sí mismo y saber escuchar a los demás.

La práctica hace al maestro.

Por algún extraño y más bien común paradigma, algunas personas piensan que ser cortés es decir mentiras con tal de agradar a los demás. No hay peor error que éste para lograr una comunicación asertiva.

Para lograr una comunicación asertiva es fundamental aprender a expresar lo que quieres y esperas de los demás, lo que te disgusta o te molesta, lo que estás dispuesto a hacer, a obtener y a dar.

Cambiante y está estrechamente vinculada a nuestro desarrollo personal, comunitario, tecnológico y hasta biológico; es decir, evoluciona junto con nosotros de forma cotidiana a través del tiempo, influenciada por su entorno.

Comenta con facebook

small_c_popup.png

Aviso importante

Como parte de los esfuerzos del equipo de identidad y desarrollo y para continuar ampliando nuestra comunidad, el campus digital idyd ha migrado a una nueva dirección web.

Todos los contenidos a los que te has inscrito seguirán disponibles con tus mismos datos de acceso a en la página https://campusidyd.com.