¿Qué pasó con la tradición?

navidad 2

Por Alejandra Zorrilla

Anoche que leí un artículo sobre conservar las tradiciones intactas estuve pensando: ¿Tenemos tradición, hacemos tradición, heredamos tradición, adoptamos tradición o somos tradición? ¿O todo al mismo tiempo o ninguno de los anteriores? ¿O un poco sí y un poco no, y una pizca de sal y un puñado de azúcar y un pedazo de comal y un horno de metal y un camino por andar y una fuente espiritual y de músico, poeta y loco todos tenemos un poco?

¿Desde cuándo es tradición la tradición? Tal vez desde que amamos nuestros rituales y nuestras leyendas y nuestras fórmulas prodigiosas profundamente mezcladas, cien veces mestizas, mil veces enriquecidas desde todos los tiempos; honradamente ganadas desde todos los pueblos que nos conforman: unos más festivos, otros más profundos, unos más coloridos, otros más etéreos, unos de más cerca y otros de más lejos.

Tradiciones-2-mexico¿Y a qué hora compartieron los de allá el sortilegio del fuego sagrado y los de acá la sabiduría de sus hierbas y los de acullá los milagros de su agua bendita y los otros el humo de su incienso y unos más las flores cantarinas y los frutos maduros de sus huertos, para que nuestra festividad que festeja a los muertos, serene a los vivos?

¿Y en qué artes combinamos en la misma mesa el maíz de las tortillas con el trigo de los panes, las calaveritas de azúcar con los moños de chocolate, los tamales dulces con los rojos y los verdes y los negros como el mole y el frijol? ¿Y la calabaza en tacha y las caras pintadas y los pies descalzos y los pies calzados y las manos ciertas que adornan los altares?

¿Quién podría ser tan necio para distraerse a media celebración, para preocuparse del atuendo de quien preparó la comida y quien trajo la bebida; el origen de quien puso la música, de quien preparó el atolepapel picado, de quien curtió las ollas y quien puso los adornos y quien inventó los rezos y quien dio las gracias por primera vez y quien acomodó los retratos y quien prendió las velas y quien concibió los sahumerios?

Y sobre todo quién, ¿quién preguntaría en voz alta si los parientes de cerca y de lejos tenemos derecho de convocar a los muertos, sabiendo que cada quién carga sus propios recuerdos?

CEREMONIA-MAYA-e1439228620740

¿Y para qué? Para que cada pueblo de nuestros pueblos celebre a su manera y explique a su modo y crea lo que quiera… para que cada persona que llegue a cada ceremonia invente el ritmo y el sentido de sus plegarias y adopte y recree y coma y duerma desde su propio cuerpo… para que todos sepamos que no somos iguales sino distintos, y que somos distintos pero iguales porque todos nos morimos hasta estar igual de muertos…

Los cobrizos, los amarillos, los negros, los rosados, los blancos, los rojos, los dorados, los vertebrados, los moluscos, los insectos, los caballos, los amables, los viajeros, los sedentarios, los macrobióticos y los microbios… todos nos morimos a cada rato y más nos morimos cuando ya no vivimos por acá. Son las reglas: si compartimos la vida compartimos la muerte, eso sí que ni qué.